Terrorismo

El juez acusa a la detenida en Arrecife de "reclutadora activa" para la yihad

El magistrado de la Audiencia Nacional acuerda enviar a prisión a Silvia C. C. por pertenencia a banda terrorista

11.07.2015 | 01:46

La mujer detenida el pasado martes en Arrecife por intentar captar niñas y adolescentes para enviarlas a zonas controladas por el Estado Islámico en Irak y Siria era una "reclutadora activa" al servicio de los responsables de la red de captación de la esta organización, según el auto dictado por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz tras la declaración ayer durante casi dos horas de la acusada. El juez decretó para Silvia C.C., de 44 años y origen gaditano pero residente en la capital lanzaroteña desde hacía varios meses y convertida al islamismo más radical, prisión provisional, comunicada y sin fianza por un presunto delito de integración en banda terrorista
En el auto, el magistrado explica que la acusada, además de difundir contenido yihadista en Faceboock, era una "reclutadora activa" y que para ello localizaba a través de esta red social a posibles candidatas, especialmente jóvenes adolescentes, integrándolas en grupos de Whatsapp y Telegram para realizar luego un proceso de selección y establecer contacto personal preparatorio para el desplazamiento posterior a los territorios controlados por el Estado Islámico (EI) u otros grupos yihadistas. Según el auto, ella misma tenía intención de desplazarse "a tales fines" a algunas de esas zonas de la región sirio-iraquí del EI.

La resolución del juez del Juzgado Central de Instrucción número 1 asume las tesis de la fiscal de la Audiencia, Dolores Delgado sobre las actividades de la presunta yihadista y decreta la condiciones de prisión y sin fianza al tener en cuenta que se enfrenta a una pena superior a los nueve años de cárcel y concurriendo el riesgo de fuga e intento de eludir la acción de la justicia si está en libertad.

En la resolución, Santiago Pedraz enumera el material probatorio que determinaría la implicación de la acusada, entre las que se menciona todo los textos publicados en las redes sociales y diverso contenido multimedia incautado por la policía judicial durante la operación que produjo su detención el pasado martes. También hace referencia a la existencia de un testigo protegido cuya declaración avalaría todas las acusaciones presentadas contra la detenida. Además, el juez tiene en su poder grabaciones de conversaciones de Silvia C.C. con dos miembros de la organización terrorista, algunas con Mohamed El Amín, radicado en Siria, en las que se avalaría su intención de reclutar jóvenes y acudir a es territorio, y otras con Ismael Noran, en las que se exalta los atentados recientes de Túnez, Lyon y Kuwait reivindicadas por el DAESH.

Explotación sexual

L?a detención de la acusada, una española convertida al Islam, se produjo el pasado martes tras un seguimiento por parte de la policía nacional desde hacía meses. Se llevó a cabo en la propia residencia de la presunta yihadista, en el segundo piso del número 61 de la calle Doctor Juan Negrín en la capital lanzaroteña. Pese a tener varios contactos con adolescentes para un posible futuro reclutamiento y haber gestionado la salida inminente de España de una de las chicas, no había conseguido sacar a ninguna hacia la zona de acción del DAESH. Según la policía, la detenida está implicada directamente en la radicalización y la salida hacia Siria de otras mujeres, a las que incitaba a viajar, les facilitaba la ruta y las medidas de seguridad necesarias para no ser detectadas durante el viaje a la zona.

El ministerio del Interior considera que el reclutamiento de las adolescentes llevado a cabo en Lanzarote tenía por objetivo facilitar a los responsables de la organización yihadista mujeres muy jóvenes para que ejercieran labores de apoyo doméstico y hospitalario, o para realizar funciones de policía de la ley islámica entre mujeres. También estarían destinadas a la explotación sexual y, en algún caso concreto, a la integración en las filas combatientes.

La operación que condujo a la detención de Silvia C.C. es continuación de las desarrolladas en agosto y diciembre del año pasado por la Comisaría General de Información en Ceuta, Melilla, Barcelona y Marruecos, cuyas conversaciones detectadas en ámbitos del yihadismo llevaron hasta el rastro de esta mujer. La vivienda en la que fue detenida fue alquilada hace tres años por un hermano alegando que era para uso residencial de la madre de ambos. Con este arresto son ya más de 40 las personas detenidas en España en lo que va de año por presunta colaboración con el Estado Islámico, sobre todo por el reclutamiento y envío de combatientes a las zonas controladas por este grupo terrorista. Es en todo caso la primera detención producida en las Islas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine