El Supremo permite a un funcionario de Canarias jubilarse con 70 años

El Tribunal Supremo considera que la crisis no puede justificar cualquier acto

07.07.2015 | 14:05

El Tribunal Supremo (TS) ha autorizado a jubilarse con 70 años a un funcionario del Gobierno canario al que habían denegado prolongar su vida laboral con la excusa de los recortes que imponía el control del déficit, por considerar que la crisis no puede justificar cualquier acto.

"El derecho de la crisis no es un paspartú que permita enmarcar cualquier acto", responde la Sala de lo Contencioso Administrativo del Supremo al Gobierno canario, que alegaba que, cuando tomó esa decisión, estaba forzado a aprobar medidas de reducción del gasto público ante la caída de los ingresos de la comunidad autónoma.

La sentencia reconoce que la comunidad autónoma no solo se apoyaba en razones económicas "genéricas e inconcretas" para oponerse a que ese funcionario de la Dirección General de Tributos de la Consejería de Economía y Hacienda siguiera trabajando entre los 65 y los 70 años, sino que también aducía motivos organizativos. Sin embargo, los magistrados destacan que, en este expediente, se "desconocen en qué consisten" o "cómo se van a llevar a cabo".

El Supremo subraya que cuando este funcionario presentó su petición para posponer su jubilación se estaba tramitando una reforma de la Ley Canaria de Función Pública que desaconsejaba aceptar ese tipo de peticiones, "salvo casos excepcionales". Sin embargo, también constata que ese proyecto de ley recibió un informe del Consejo Económico y Social (CES) de Canarias que ponía en cuestión la conveniencia de impedir a los funcionarios posponer su jubilación y denunciaba que esa medida se tomaba "en ausencia absoluta análisis y datos" que la justificaran.

"Las proyecciones conocidas sobre la evolución demográfica y el progresivo aumento de la esperanza de vida, con especial intensidad entre quienes cumplen 65 años, están transformando la estructura de la pirámide de población", decía ese informe del CES.

Y concluía, remarca el Supremo, que "ante esa nueva realidad demográfica, con el objetivo de mantener la tasa de dependencia que garantice la sostenibilidad del sistema, es necesario, en principio, apostar por la prolongación de la vida laboral, aspecto este que requiere (...) optimizar al máximo los recursos humanos, con altísimos costes de formación y, justamente en período de crisis, con enormes dificultades para su reposición".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine