Abdicación del Rey

Ocho rutas por el Archipiélago

Juan Carlos ha recorrido las ocho islas habitadas durante sus visitas oficiales

03.06.2014 | 16:00
Ocho rutas por el Archipiélago

La última sirvió para inaugurar el GTC y la Fundación Cristino de Vera

Canarias es la comunidad autónoma más alejada de la capital de España pero siempre ha estado presente en la agenda del rey Juan Carlos. En esto al menos ha insistido el monarca en todas las visitas que ha realizado al Archipiélago, unas cuantas durante sus 39 años de reinado y algunas incluso cuando aún no había sido coronado. El Rey, que anunció ayer su abdicación al trono, reiteró en algunos de esos actos "el afecto y permanente apoyo de la Corona a Canarias".

Afecto que los habitantes de las Islas devolvieron a su Majestad durante todas los viajes oficiales a las Islas, en ocho años, y en los que los actos se caracterizaron por un continuo clamor de los canarios en pro de los Reyes. Así fue durante la primera de las visitas de Juan Carlos, ya como rey, en 1977 y en la última, el pasado 2009, cuando inauguró la Fundación Cristino de Vera en La Laguna y el Gran Telescopio Canarias en La Palma.

La expectación marcó todos y cada uno de los actos en los que la Corona formó parte, desde la primera, en octubre de 1977. Canarias, que fue puente durante siglos para enlazar España y América, se convertía el 12 de octubre de ese año en epicentro de la celebración del Día de la Hispanidad. Las Palmas de Gran Canaria y el teatro Pérez Galdós acogieron el acto que presidieron los Reyes, antes de iniciar su viaje oficial por las Islas, y el mismísimo presidente mexicano López Portillo.

En Fuerteventura, el Rey animó a las administraciones públicas a investigar sobre las posibilidades geotérmicas y solares que tenían las Islas, mientras que en Lanzarote, en los Jameos del Agua, tomó nota del interés por crear una Escuela de Turismo en Arrecife.

Unas 25.000 personas recibieron a Don Juan Carlos y Doña Sofía en el muelle de Santa Cruz de Tenerife en su escala en la Isla, así como en las calles del centro de la capital isleña . Acompañados por el alcalde de la ciudad, Félix Álvaro Acuña, el Rey presidió un desfile militar y una recepción en Capitanía General y la Plaza Weyler.

La Gomera fue otro punto elegido por el casi recién estrenado monarca en aquel viaje, una isla donde recibió la Medalla de Oro de la Villa de San Sebastián y donde aprovechó para ensalzar la importancia de la Isla en uno de los acontecimientos más relevantes de la Hispanidad: su protagonismo en el viaje de Cristóbal Colón a América. Los Reyes pusieron pie incluso en La Graciosa, donde comieron con los casi 547 habitantes que tenía el pequeño territorio una paella en la que se utilizaron más de 50 kilos de arroz

Un cariz diferente tomó el siguiente viaje de los monarcas a las Islas en 1986: entonces ya Canarias estaba constituida como Comunidad Autónoma y el presidente del Gobierno regional Jerónimo Saavedra fue el primero de una larga lista en recibir al Rey de manera oficial. Juan Carlos pisó las ocho Islas habitadas del Archipiélago, revolucionando con ello a la población, especialmente en El Hierro, donde unas 8.000 personas (la práctica totalidad de la población) se agolparon en las calles para ver de cerca al Rey.

El viaje de 1986 se inundó de contenidos habituales: inauguraciones, entre ellos la de un colegio en Valverde o la ampliación del parador de La Gomera, y presidencia de actos militares. No en vano, el Rey es el jefe de las Fuerzas Armadas. Precisamente, este fue el motivo principal que llevó a Juan Carlos a recalar en Canarias otra vez en marzo de 1990, cuando acompañado por el entonces ministro de Defensa, Narcís Serra, y del presidente del Ejecutivo autónomo, Lorenzo Olarte, visitó las bases áreas y naval de Gran Canaria e inspeccionó distintos acuartelamientos de Tenerife.

Pese a tratarse de un viaje oficial, la estancia de los Reyes en Canarias tuvo un final más personal: los Monarcas aprovecharon su paso por el Archipiélago para conocer la, entonces, nueva residencia real en Lanzarote, en el palacio de La Mareta, cedido a la Casa Real por el rey Hussein de Jordania.

Celebración

Cuatro años más tarde, don Juan Carlos y doña Sofía regresaron a la Islas. Dos visitas en el mismo año aunque fue la realizada en mayo la que tuvo mayor relevancia para la sociedad. El día 3 de ese mes, Santa Cruz de Tenerife celebró el quinto centenario de la fundación de la ciudad y lo hizo con la presencia de los Monarcas. Una solemne misa, oficiada por el nuncio del Papa, Mario Tagliaferri, y el obispo de Tenerife, Felipe Fernández fue el acto más oficial y protocolario, pero los Reyes también tuvieron ocasión de recibir, de nuevo, el cariño de los chicharreros, tras una recepción en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

Después de este acto, al que asistieron, entre otros, el presidente del Gobierno de Canarias , Manuel Hermoso, y el alcalde la capital, José Emilio García Gómez, el Rey y su esposa se asomaron al balcón del edificio ante el júbilo de los curiosos agolpados a su exterior del Consistorio.

Casi dos meses después, ya en verano, Tenerife fue el sitio escogido por la Casa Real para entregar las Medallas de Oro al Mérito en las Bellas Artes, aunque se aprovechó el viaje además para que Juan Carlos inaugurara el Auditorio de Música de Arafo y, como en otras ocasiones, asistir a un acto militar en la base de Gando, en Gran Canaria.

La ciencia fue el eje del viaje realizado dos años después, en 1996, a las Islas. La ministra de Educación, Esperanza Aguirre, entre otras autoridades, acompañó en esa ocasión al Monarca en una visita oficial que tenía como objetivo la inauguración de las instalaciones del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) en el Teide. Sismología solar, radiotelescopios, el estudio del Big Bang o el lanzamiento de un satélite de telecomunicaciones fueron las áreas descubiertas por el Rey en el Observatorio del Teide, donde firmaron los libros de honor.

Niños y un potaje

Casi una década tuvo que esperar la población canaria para volver a recibir la visita de la Casa Real. Fuerteventura fue la Isla elegida en 2005 para acoger la inauguración oficial del curso escolar y hasta allí se desplazaron los Reyes. En el colegio Fernando Navarro Artiles y con el presidente del Ejecutivo canario, Adán Martín, y el consejero regional de Educación, Isaac Godoy, don Juan Carlos y doña Sofía volvieron a mostrar su cercanía con los más pequeños.

Siempre que se rodean de niños, los miembros de la Casa Real se deshacen en sonrisas y afectos y los escolares majoreros fueron una vez más el mejor ejemplo. Mientras el Rey ayudaba a un pequeño a realizar una sopa de letras en inglés, la Reina se metía en la cocina, literalmente, y probaba el potaje preparado para el almuerzo de ese día. Además, fueron los niños del colegio de Fuerteventura unos de los primeros en hacer un regalo espontáneo para la futura nieta de los Reyes, un babero para Leonor.

En noviembre de ese mismo 2005 Juan Carlos regresó al Archipiélago en el 30 aniversario de su coronación. Inauguraciones, reuniones, recepciones... colmaron la agenda de dos días en las Islas, una cita que arrancó en Lanzarote, donde se reunieron los responsables de la Fundación César Manrique, cuya presidencia de honor ostenta doña Sofía, y realizaron un recorrido por el Museo de Arte Contemporáneo Castillo de San José. Ese mismo día por la tarde, los Monarcas recalaron en Gran Canaria, donde después de visitar la Catedral de Santa Ana y la Casa de Colón, hicieron entrega de las Medallas de Oro al Mérito en Bellas Artes en el Auditorio Alfredo Kraus en la capital de la Isla.
Tenerife fue el destino elegido al día siguiente, 22 de noviembre y fecha en la que se cumplieron los 30 años de reinado de Juan Carlos. En la Isla, el Monarca asistió a la inauguración del Magma Centro de Arte y Congresos de Adeje, ante la desilusión de unas 200 personas que se acercaron hasta el municipio sureño y se quedaron con las ganas de verlos de cerca.

Ya por la tarde, el Rey mantuvo un encuentro con representantes de los sectores agrícola y ganaderos del Archipiélago, una cita en la que según los presentes quedó patente la preocupación y el conocimiento de Juan Carlos respecto al sector. Por la noche, y acompañados por los ministros de Cultura, Carmen Calvo, y Justicia, el canario Juan Fernando López Aguilar, además del presidente regional Adán Martín, sus Majestades asistieron al concierto homenaje al treinta aniversario de su coronación en el Auditorio de Tenerife, a cargo de la Orquesta Sinfónica de la Isla, que interpretó La misa de la Coronación.

El camino de su abuelo

Justo un año después, en noviembre de 2006, se produjo una visita especial de Juan Carlos al Archipiélago. El motivo en aquel momento fue seguir los pasos de su abuelo, Alfonso XIII, al cumplirse cien años de la primera visita del monarca al Archipiélago. En cinco días que, a la postre, el Rey definiera como "valiosos e inolvidables", recorrieron todos los rincones de las Islas, para recibir una vez más el cariño de su gente.

Tenerife fue la primera escala. En medio de una crisis sin precedentes para atender la llegada masiva de inmigrantes que ese año recalaron sin cesar a las costas de Canarias, el Rey no dejó pasar la oportunidad de mostrar su apoyo a las Islas. "Debemos actuar juntos, con rigor y solidaridad", dijo Juan Carlos después de reunirse con los agentes públicos y sociales encargados de la atención a la población inmigrante, a los que literalmente bombardeó a preguntas sobre esta situación.

Antes, el Rey recibió emocionado la Medalla de Oro del Parlamento canario de manos de su presidente Gabriel Mato, y recorrió con curiosidad la exposición de fotografías que recordaba la visita de Alfonso XIII a las Islas. La imagen del día fue, no obstante, otra bien distinta: por la tarde y después de inaugurar El Polvorín de Taco, el Rey realizó un viaje en tranvía, aún sin terminar, hasta la Cruz de Piedra en La Laguna y ante un emocionado presidente insular, Ricardo Melchior, que vio en esta casi excursión el mejor estreno posible para su tranvía.
Dos horas del día siguiente pasaron los Reyes en El Hierro, un tiempo que aunque escaso fue suficiente para que el Monarca aplaudiera la apuesta por las energías renovables de la Isla del Meridiano, donde conoció el proyecto de cable de fibra óptica y la maqueta de la futura central de Gorona del Viento. La Gomera fue su siguiente parada en una jornada en la que incluso se atrevió con un intento de silbo, ante la sorpresa de la población isleña. La Palma fue la siguiente isla en visitar y en esa ocasión el monarca se interesó especialmente por el futuro Gran Telescopio de Canarias y recorrió una exposición de pintura dedicada a uno de los sustentos de la Isla: el plátano.

La provincia oriental fue el cierre a esta visita de conmemoración, donde las inauguraciones y las visitas culturales volvieron a ser el eje del viaje: el yacimiento de la Cueva Pintada de Gáldar, la Casa de los Coroneles en Fuerteventura o un centro de salud en Lanzarote fueron sus paradas.

En julio de 2009 fue el último viaje del Monarca a Canarias. El motivo fue la inauguración en La Laguna de la Fundación Cristino de Vera, un acto en el que los Reyes rompieron una vez más el protocolo y se acercaron a saludar a algunos afortunados entre los miles de laguneros que se acercaron hasta el acto. Al día siguiente, Juan Carlos viajó a La Palma para inaugurar oficialmente el Gran Telescopio Canarias, una cita en la que Juan Carlos elogió los esfuerzos y la calidad de la investigación en las Islas. Ahora, si vuelve, ya no será como rey.

Canarias

La firma del casero, lo más difícil

La firma del casero, lo más difícil

Vivienda finaliza el plazo para la solicitud de ayudas al alquiler

Curbelo y Barreto ´pasan revista´ a los 190 efectivos de la lucha contraincendios

Curbelo y Barreto ´pasan revista´ a los 190 efectivos de la lucha contraincendios

Los agentes del Eirif llevan meses de prácticas con medios del Cabildo y del Parque Nacional de...

Abierto el plazo para solicitar las subvenciones destinadas al sector primario

El Cabildo busca con esta inyección económica palar las consecuencias de la falta de lluvias y la...

La corporación insular ayuda con 120.000 euros a los ganaderos

El Cabildo de El Hierro ha aprobado una línea de ayudas de 120.000 euros para el sector...

Arrancan los trabajos para acondicionar el colegio de La Lomada, en San Sebastián

El Ayuntamiento de San Sebastián de La Gomera informó ayer de que ha iniciado los...

Enlaces recomendados: Premios Cine