ÚLTIMA HORA
El Gobierno mantiene el nivel 4 de alerta y anuncia que la célula terrorista está desactivada

´Forbes´ le ve la gracia a Soria

La revista económica ridiculiza al Gobierno español por la iniciativa de gravar la producción de energía fotovoltaica y le acusa de "poner impuestos al sol"

27.08.2013 | 23:25

Ser tenido en cuenta por la revista Forbes ha sido, hasta el momento, un símbolo de éxito. Hollywood ha mostrado decenas de veces la portada de la revista con la imagen del hombre de negocios cuyo ascenso fulgurante narre la película de turno. Los líderes de las finanzas del mundo entero se han peleado por la atención de los redactores del semanario de la Quinta Avenida neoyorkina. Con semejantes antecedentes, resulta muy revelador acerca de cómo están las cosas en este país que, para un artículo que le dedican a la política de un ministerio español (a la sazón, el de Turismo, Industria y Energía), sea para burlarse de las ideas de sus dirigentes. Contentísimo tiene que estar Soria.

Si el ministro canario ha estado leyendo Forbes en Lanzarote, con la edición de la semana pasada se le debieron de caer al hombre los palos del sombrajo. La especialista en fiscalidad de la publicación Kelly Phillips Erb no ahorra recursos a la hora de mofarse del Gobierno. Desde el titular, la chica no puede dejar más claro su punto de vista: "Con deudas y sin ideas, España decide poner impuestos al sol".

La periodista describe el potencial solar que España se ha pasado más de una década vendiendo antes de entrar a matar. "España está generando tanta energía solar, según su Gobierno, que la capacidad de producción excede la demanda en más de un 60%", apunta. "Ese desajuste ha creado un problema para el Ejecutivo, que ahora se encuentra en deuda con los productores", agrega antes de meter el dedo en la llaga: "Y no poco. Se calcula que la deuda ha crecido hasta alcanzar casi los 26 billones de euros". Incluso si está hablando de billones yankis (o sea, 26.000 millones de euros), Phillips Erbs mienta sin pudor la soga en casa del ahorcado.

La redactora de Forbes deja en ridículo en tres párrafos la caótica planificación de los anteriores gabinetes españoles de Industria para pasar, sin el menor recato, a carcajearse de las soluciones que pretende aportar ahora el departamento de José Manuel Soria.

"Así que ¿cómo sales de semejante deuda?", se pregunta Kelly Phillips. Y se contesta: "Naturalmente, proponiendo tasas e impuestos increíblemente onerosos". "Y para ello, precisamente, castigas el comportamiento que habías promovido en un principio: el uso de paneles solares", apostilla.

"Sí, sí, como lo oyen", comenta con sus lectores", "España está ahora intentando reducir el uso de paneles solares (que ha estado impulsando y subvencionando durante la última década) imponiendo una tasa a los que emplean esos paneles".

La especialista en fiscalidad de la publicación ya está, a estas alturas, desatada. "Da la impresión de que los funcionarios del Gobierno se habían quedado sin ideas, miraron al cielo un día y dijeron: ´ya lo tengo, pondremos impuestos al sol´". Y cuando uno ya se está haciendo una imagen mental de Soria y su equipo en medio del campo mirando al infinito, advierte: "Un momento, se pone peor".

La periodista continúa su mofa del Ejecutivo español explicando que "el uso de paneles solares no solo ha hecho posible que muchos en el país produzcan su propia energía por menos de lo que habrían tenido que pagar a las compañías eléctricas, sino que muchos residentes en España generan suficiente energía solar como para hacer dinero vendiéndosela a los productores". Nada convencida, deja caer: "Esto, por lo visto, se vuelve un problema".

En este punto del artículo, los dardos de Phillips Erbs se vuelven ya venenosos: "Como parte de los esfuerzos reformistas (léase medidas desesperadas) se prohibirá vender la energía sobrante", espeta. "Con idea de descubrir quién está produciendo, qué nivel de energía (y por supuesto hacerles pagar impuestos), todos los paneles solares tienen que estar ahora enganchados a la red", especifica. "Aquellos contribuyentes que no se conecten se enfrentan a una multa de hasta 30 millones de euros".

Kerbs llega incluso a remedar la supuesta conversación que, según ella, debieron de mantener los responsables del Ministerio a la hora de fijar una cantidad que, para ella, es tan peregrina que debieron de "sacársela de la manga": "Tal vez 10 euros". "No, no es ni de lejos suficiente". "¿Qué tal 100 millones de euros?". "No eso es demasiado". "¿30 millones de euros?". "Sí, eso sí que suena bien".

"Como quiera que hayan establecido la cifra, la intención es claramente coaccionar a los contribuyentes para que se conecten a la red y se les pueda gravar", especifica. "El impuesto, sin embargo, hará económicamente inviable para los residentes producir su propia energía; será más barato continuar comprándola de los proveedores habituales". "Y esa es exactamente la idea", sentencia.

Canarias

Canarias, en silencio por las víctimas

Canarias, en silencio por las víctimas

Instituciones y vecinos de las Islas recuerdan en calles y centros de trabajo a los fallecidos en...

Sanidad insta a los ayuntamientos a que icen la bandera roja si hay microalgas

Sanidad insta a los ayuntamientos a que icen la bandera roja si hay microalgas

La directora del área de Salud confirma que en la Isla también se ha observado ya este fenómeno

El aeropuerto insular recibe el primer vuelo de la compañía Canaryfly

El aeropuerto insular recibe el primer vuelo de la compañía Canaryfly

Representantes institucionales celebraron con los pasajeros el inicio de la ruta con Tenerife...

Tácticas nuevas para viejas redes

Tácticas nuevas para viejas redes

La masacre de las Ramblas se sustenta en el denso entramado islamista en Cataluña

Solidaridad canaria con Barcelona

Solidaridad canaria con Barcelona

La clase política canaria expresa su consternación por la masacre y su profundo dolor por las...

Enlaces recomendados: Premios Cine