´Escaños en blanco´, una alternativa electoral para el descontento político

El partido pretende aglutinar los votos de quienes estén desencantados con el sistema democrático actual y representarlos con sillas vacías en las instituciones

27.08.2013 | 02:00
Representantes nacionales y regionales de la formación Escaños en blanco, ayer en la presentación en Santa Cruz de Tenerife.
Representantes nacionales y regionales de la formación Escaños en blanco, ayer en la presentación en Santa Cruz de Tenerife.

Escaños en blanco es un partido que no aspira a gobernar, no tiene una alternativa de gobierno, ni tan siquiera quiere ejercer una oposición política, tan solo pretende dejar vacíos los escaños que consiga. Este es el único punto del programa electoral de un partido, nacido en Cataluña en 2010, que pretende aglutinar los votos en blanco de los ciudadanos descontentos con el sistema democrático actual y los gobernantes. La formación que ya está presente en todo el territorio español, excepto en Cantabria y Melilla, se presentó ayer en Santa Cruz de Tenerife. Cristian Gómez será su representante en las Islas.
Sus dirigentes aseguran no ser "ninguna broma electoral", sino una alternativa real para hacer útil el voto en blanco que, en estos momentos, debido a la actual ley electoral beneficia en el cómputo a los partidos más votados. La idea es representar a quienes no encuentran una alternativa política entre los partidos tradicionales y poder trasladarla e n forma de escaños vacíos a las instituciones.
Las razones para "castigar" con el voto en blanco a los actuales dirigentes son más que abundantes, según esta formación. Entre ellas, una ley electoral que dificulta la pluralidad en las instituciones. Teniendo en cuenta el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, el voto en blanco fue en las últimas elecciones de 2011 la segunda fuerza política a nivel nacional, algo que sin embargo, no se ha traducido en escaños vacíos en el Congreso de los Diputados.
Lo que esta formación intenta llevar a cabo es una situación parecida a la que José Saramago esboza en su obra Ensayo sobre la lucidez, en la que describe el shock de los partidos en unas elecciones municipales con más de un 70% de votos en blanco. Como Saramago esta formación considera que supondría un método de denuncia, que obligaría a los partidos tradicionales que se verían obligados a hacer una política más sensata por medio a perder aún más apoyo.
El sistema es sencillo. Los miembros de partido que consigan salir electos no tomarán posesión de su cargo, una estrategia que bloqueará la plaza en el nombre de esta persona, que no tendrá obligación de ejercer, pero que tampoco tendrá los derechos derivados de este, como sueldo, dietas o acceso a subvenciones.
Este partido ya ha logrado que los ciudadanos descontentos estén representados en el Ayuntamiento de Foixà, en Gerona, en la que las dos asientos de ediles se mantienen sin ocupar en los plenos.
Escaños en blanco tiene la vista fija en las elecciones europeas de 2014, en las que se presentarán a nivel nacional como alternativa a todos aquellos desencantados con los partidos. Sin embargo, Escaños en blanco es una iniciativa transitoria, ya que sus dirigentes aseguran que se disolverá cuando la ley electoral otorgue representatividad a estos ciudadanos.

Enlaces recomendados: Premios Cine