Seguir adelante pero sin olvidar

María Cabrera asegura recordar "cada día" a sus dos hijas y a su nieto

18.08.2013 | 00:10
María Cabrera, con una fotografía de sus dos hijas y su nieto, fallecidos en el siniestro.
María Cabrera, con una fotografía de sus dos hijas y su nieto, fallecidos en el siniestro.

Cinco años después del accidente del vuelo JK5022 de Spanair que se cobró 154 vidas y dejó 18 heridos, los afectados quieren volver a la normalidad. Con esfuerzo personal y con el apoyo de amigos y conocidos, las familias intentan dejar atrás lo ocurrido pero sin olvidar jamás a los seres queridos que les fueron arrebatados. La rutina gana terreno al dolor pero no lo disipa del todo. Nada ha vuelto a ser igual para ellos y en estos días, la sensibilidad está a flor de piel. La atención psicológica ha sido fundamental para no parar el reloj en aquel trágico 20 de agosto de 2008.

El 20 de agosto de 2008 la vida de 172 familias se quebró y para ellas nada ha vuelto a ser igual desde entonces. Su mundo quedó marcado por aquellos momentos que no se pueden borrar, los recuerdos que no se quieren olvidar, las lágrimas que no dan consuelo y las sonrisas que no transmiten felicidad.

Han pasado ya cinco años desde que el vuelo JK5022 de Spanair que salía hacia Gran Canaria desde Madrid quedó siniestrado en la pista del aeropuerto de Barajas. La tragedia se cobró 154 vidas y dejó 18 heridos. Pedro Hernangómez es uno de esos supervivientes. Su fuerza y empeño le han servido para dejar atrás aquel fatídico día y seguir adelante con su vida.

Otros no tuvieron tanta suerte. No hay día que pase que María Cabrera no tenga en mente a sus dos hijas y a su nieto. Las hermanas Siomara y Abenauara Hernández, de 18 y 14 años, fueron dos de las pasajeras fallecidas. Junto ellas viajaba el pequeño Tanausú González, de tan solo once meses. Los recuerdos son ahora el tesoro más preciado para esta madre que ha sabido sobreponerse a las heridas que la catástrofe dejó grabadas a fuego en su corazón.

Pedro Hernangómez

"Se me han quedado grabadas las voces de quienes estaban allí"

El 20 de agosto de hace cinco años Pedro Hernangómez volvió a nacer tras sobrevivir al accidente del vuelo JK5022 de Spanair. Natural de Segovia, a sus 61 años lleva más de 40 residiendo en Gran Canaria. Aquel día regresaba a casa después de hacer un viaje a Madrid por motivos de trabajo.

"Cuando ocurrió, estuve consciente en todo momento, hasta que consiguieron sacarme de los restos que quedaban del avión. Entonces, perdí el conocimiento", recuerda. Hernangómez asegura que tras el incidente sintió un gran dolor al sufrir un severo golpe en la cara. "Mas que ver lo que me rodeaba, podía escucharlo, porque me quedé bastante aturdido. Aún así, se me han quedado grabadas en la memoria muchas de las voces de quienes estaban allí", afirma.

Tras el siniestro, pasó 37 días en coma y nueve meses más hospitalizado. "Me negué a quedarme en silla de ruedas y me esforcé durante dos años para recuperar mi vida y moverme con normalidad". Aunque no le quedan secuelas físicas graves, Hernangómez no puede volver a trabajar como electricista. "Tenía una empresa con seis trabajadores, la cerré y de la liquidación estoy saliendo adelante. Ahora quiero tramitar con la Seguridad Social la incapacidad", señala.

Cinco años después también ha superado el suceso psicológicamente, "tengo mi cabeza bien amueblada", aunque reconoce que a veces los recuerdos vuelven al presente sin pretenderlo. "Tengo bajones si pienso en la gente que no logró sobrevivir, especialmente ahora con la reciente tragedia del tren de Santiago, porque es una situación parecida", apunta.

Sus tres hijos se han convertido en su mejor apoyo y refugio para seguir adelante. "No tengo miedo a coger un avión, de hecho he cogido muchos desde entonces, pero sí me da más respeto", afirma.

María Cabrera

"Quiero que se haga justicia y que el caso no quede cerrado sin más"

"Les recuerdo cada día y a cada momento", asegura María Cabrera. Esta vecina de Vecindario de 49 años perdió en el siniestro de Spanair a sus dos hijas, Siomara y Abenauara, y a su nieto Tanausú. "No perdí la esperanza de encontrarlos con vida hasta que comprobé que en la lista de supervivientes no estaban sus nombres. Ese fue el momento más duro", recuerda con tristeza. Cinco años después, Cabrera explica que todavía recibe ayuda de los psicólogos para afrontar aquel episodio que le marcó la vida. "Para mi familia y para mí ha sido fundamental tener esa asistencia porque te enseñan a que tienes que mantener los buenos recuerdos y a llevarlas siempre con alegría en el corazón", apunta.

Su salud también se ha visto afectada desde entonces. "Al año y medio de lo ocurrido volví a trabajar pero ocho meses después tuve que dejarlo porque enfermé del estómago. Esto te destroza la vida".

El 20 de agosto de 2008 Abenauara, Siomara y Tanausú regresaban a Gran Canaria tras pasar unos días en Extremadura. "Habían ido a conocer a una hermana que tienen por parte de padre", señala Cabrera. Fue precisamente esa hermana la que se encargó de dar la noticia del accidente a María por teléfono. "Ella pensó que no les había pasado nada porque su vuelo salía una hora antes del suceso, lo que no sabía es que el despegue se había retrasado", comenta.

En días tan señalados como los que se aproximan, Cabrera asegura que los actos que organiza la Asociación de Afectados del vuelo JK5022 sirven para mantener viva la memoria de los que se fueron. "Creo que si no hiciéramos estos homenajes, lo ocurrido se olvidaría y no queremos que eso pase".

El día a día de Cabrera y su marido se hace más ameno gracias a la presencia de su hija de siete años y medio. "Ella es ahora el motor de mi vida, no se que hubiera sido de mí sin ella. La verdad que nos ayuda a tirar adelante", afirma. Como muchos otros familiares, ahora se centra en luchar "para que se haga justicia" y que el caso "no quede cerrado sin más".

Canarias

El Cabildo tinerfeño, de los que más tarda en pagar facturas a autónomos

Tarda 77 días de media - La Corporación insular herreña, en cambio, paga en 21 días

"Por vez primera un documento deja claro que el REF no es un privilegio"

"Por vez primera un documento deja claro que el REF no es un privilegio"

"Si el nuevo modelo de financiación se aprueba a mitad de 2018, se aplicará desde el inicio del...

La Isla roza la plena ocupación en las viviendas de alquiler turístico

Un informe calcula que El Hierro supera ya el 95% de plazas cubiertas, un porcentaje que en la...

"En Turquía muchos periodistas critican al Gobierno y no pasa nada"

"En Turquía muchos periodistas critican al Gobierno y no pasa nada"

"Estábamos en las mismas condiciones pero Croacia ya es de la UE y nosotros no avanzamos", afirma...

Más de 40 comercios de la capital reúnen su oferta en la ´Vuelta al Cole´

Más de 40 comercios de la capital reúnen su oferta en la ´Vuelta al Cole´

El Ayuntamiento de San Sebastián repite la campaña y editará un nuevo desplegable. La carpa...

Arrancan en Santa Cruz los talleres de divulgación ´Esa aventura llamada ciencia´

Arrancan en Santa Cruz los talleres de divulgación ´Esa aventura llamada ciencia´

El taller juvenil Esa aventura llamada ciencia, una actividad divulgativa en la que el...

Enlaces recomendados: Premios Cine