Manuel Fernández González, Diputado autonómico y vicepresidente segundo de la Mesa del Parlamento de Canarias 

´El Parlamento no es una empresa privada y todos ganan lo mismo´

"Los sueldos de la Cámara canaria son de los más bajos de toda España; invito a ver lo que cobran en Cataluña, País Vasco, Valencia o Madrid"

18.08.2013 | 02:00
Manuel Fernández, diputado autonómico y vicepresidente segundo de la Mesa del Parlamento de Canarias
Manuel Fernández, diputado autonómico y vicepresidente segundo de la Mesa del Parlamento de Canarias

Manuel Fernández González, diputado autonómico y vicepresidente segundo de la Mesa del Parlamento de Canarias, analiza en esta entrevista algunos aspectos relacionados con su gestión en la primera institución del Archipiélago, y otros como la imagen que el público tiene del Parlamento y de los políticos, en general. Además, Fernández González repasa su trayectoria política que inició como miembro del Parlamento Provisional, en 1982, y que ha desarrollado ininterrumpidamente durante todos estos años ocupando diversos puestos de responsabilidad en diferentes instituciones.
–¿Cuáles son exactamente las funciones del vicepresidente segundo de la Mesa del Parlamento de Canarias?
–Por una parte, las mismas funciones que el resto de miembros de la mesa, que es la calificación de todas las iniciativas que entran en el Parlamento, tanto de los diputados, como de particulares o como del propio Gobierno. La mesa tiene siempre del orden de dos reuniones a la semana para ir calificando y luego hacer, junto con la junta de portavoces, los órdenes del día correspondientes, atender las reclamaciones o quejas de cualquier diputado y orientar aquellas iniciativas particulares que, a veces, se dirigen al Parlamento. En otro plano está la administración del propio Parlamento, en coordinación con el propio secretario general que nos asiste en todas las reuniones. Después, cada uno de los miembros de la mesa tiene unos cometidos específicos. Por ejemplo, yo tengo encomendado todo lo que es personal del Parlamento. También formo parte de las mesas sobre cualquier tema de contratación que surja en la institución. En esta mesa cada miembro asume los temas de su propia especialidad, ya sea de comunicación, de mejoras técnicas del Parlamento, de nuevos proyectos, etc.
–¿Considera que los ciuda danos son realmente conscientes de la importancia que tiene la primera institución del Archipiélago?
–Yo creo que no. A pesar de que el Parlamento está haciendo una gran labor de difusión, sobre todo en los ámbitos escolares o en colectivos de mayores, por ejemplo, con los que se organizan visitas para que conozcan la institución, la gente, en general, tiene una visión de esta institución como una serie de señores que se reúnen en un salón de vez en cuando y levantan la mano. Eso es totalmente falso. Lo que se ve es la plasmación final de todo el trabajo que hay detrás de la elaboración de las leyes, de temas muy complejos, que llevan mucho trabajo sobre todo en lo que representa la labor de la admisión a trámite, el estudio y discusión dentro de los grupos, etc. Después tenemos la parte de las ponencias, que es donde se analiza hasta el mínimo detalle la redacción de la Ley, y donde se discute, sin ningún tipo de protocolo, todos los artículos. Este es precisamente el momento en el que realmente más se avanza en la redacción final de la ley. Se trata de una labor que no se ve. Otra labor que es importante es la de difusión a la opinión pública de lo que se está haciendo en el Parlamento puesto que la población también tiene derecho a participar, y esa reacción de la opinión pública también se tiene en cuenta a la hora de que haya un determinado rechazo de determinadas iniciativas para poder mejorarlas o cambiarlas.
–En este sentido, ¿qué acciones se desarrollan desde el Parlamento para tratar de acercarse un poco más a un sector de la población que tiene una mala imagen de la clase política, en general?
–Es difícil porque todos estos trabajos que se realizan pertenecen a una labor muy interna. Sin embargo, estamos estudiando una forma de que se retransmitan los plenos y las comisiones a través de Internet. Este es uno de los últimos avances que estamos incorporando y que creo que lo tendremos listo en el último periodo de sesiones. También lo hemos estudiado para que se haga a través de televisión aunque tal vez sea muy cansino. Muy pocas personas siguen un pleno, a no ser que realmente les interese por algún motivo. La realidad social es así.
–Es que a pesar de las conocidas medidas de austeridad y ahorro que ha realizado el Parlamento en los últimos años, tratando de ser solidario con la situación de crisis actual, muchos ciudadanos siguen pensando que los sueldos de los políticos son excesivos?
–Los sueldos del Parlamento de Canarias son de los más bajos de toda España. Yo les invitaría a que comprobaran lo que cobran los diputados de Cataluña, País Vasco, Valencia, Madrid. Hay que tener en cuenta que los diputados tienen mucha representación. Algunos tienen complementos compatibles con la vida política y otros solamente se dedican a este trabajo. Hoy día nadie admite que nadie cobre más que nadie, y eso no es forma de que funcione la economía. Si, por ejemplo, en España, les pagáramos sueldos básicos a los médicos, a los ingenieros, etc, la gente se iría a Alemania o a Inglaterra y no tendríamos esos profesionales en España. Y el que cobra el sueldo mínimo dejaría de cobrarlo. Esa es la economía. La competitividad es muy importante, tanto a nivel intelectual como a nivel de preparación. El Parlamento no es una empresa privada y aquí todos tienen el mismo sueldo. Tenemos que tener en cuenta que los diputados, como todos los políticos, somos blanco de todas las críticas. Todo el mundo se puede permitir el lujo de decir que va en el sueldo el hecho de que se nos puedan insultar, acosar incluso, como esta sucediendo actualmente en algunos lugares.
–¿Qué opinión le merece que las cifras de audiencia los debates sobre el estado de la nacionalidad no lleguen ni a una décima parte de las que consigue un partido de fútbol nacional o internacional, teniendo en cuenta los asuntos importantes que se abordan en estos debates?
–Precisamente, aquí vemos la importante labor que tenemos de acercamos a la ciudadanía en mayor medida. La gente pasa olímpicamente de la política y, a no ser que tenga un problema específico, no quiere saber nada ni entiende la política. Los ciuda danos muchas veces no entienden los enfrentamientos políticos. Para que haya desarrollo tiene que haber debate político, aunque lo que no puede haber son insultos ni cuestiones personales. Lo demás se permite todo, con mayor o menor acritud, énfasis o vehemencia.
–¿Coincide con el presidente del Parlamento, Antonio Castro Cordobez, quien afirma que la situación de crisis generalizada ha hecho más difícil el ejercicio de la política?
–Por supuesto. Eso pasa hasta en las mejores familias. Cuando hay fondos suficientes no hay impedimentos para resolver los problemas que vayan surgiendo pero, cuando hay dificultades económicas, no se pueden atender muchas cosas. Los políticos solamente podemos administrar lo que tenemos a nuestro cargo y, desde el punto de vista del Parlamento, es vigilar al Gobierno con los fondos que tiene, pero es decisión del propio Gobierno dedicar fondos a unas políticas o a otras. Y eso ya es una labor de éxito o de fracaso del Gobierno.
–Durante su larga trayectoria política que inició en el año 82, usted ha desarrollado cargos políticos en distintos departamentos del Gobierno Canario y en cabildos, como su temporada de consejero en El Hierro. ¿Dónde ha podido desarrollar más iniciativas y proyectos?
–Sin duda, durante mi labor como consejero de Industria y Energía del Gobierno de Canarias, entre los años 1987 a 1991. En esa época realicé una serie de proyectos que están ahí, y tuve una labor muy intensa en esa consejería. Ocupaba un cargo ejecutivo y podía disponer en mayor medida las cosas que había que hacer. Aquí en el Parlamento tengo contacto con miembros del Gobierno y cuando surge algún problema hablo directamente con los consejeros para intentar buscar la solución más rápida y eficaz. Y esto en una labor que no trasciende a la sociedad. Pero es que yo soy más de la línea de trabajo por la eficacia directa hacia el ciudadano, más que en mi labor personal de proyección política. Personalmente me siento muy satisfecho de haber sacado adelante muchos proyectos aunque la población no sepa que fui yo el impulsor de esas iniciativas.
–¿Le queda algo pendiente por conseguir en política?
–Lo cierto es que no. Durante todos estos años, para estar en política siempre han sido los demás los que me han impulsado en todos los puestos en los que he estado, y me siento muy satisfecho de mi labor política a lo largo de todos estos años. No me arrepiento de nada de lo que hecho aunque sí que estoy algo frustrado por algunas cosas que no pude lograr.

Canarias

Los expertos logran acceder al buque incendiado y estudian cómo enfriarlo

Prevén acabar con el fuego desde dentro con lanzas especiales que inyectan agua en los focos de...

Los expertos logran acceder al buque incendiado y estudian cómo enfriarlo

Los expertos logran acceder al buque incendiado y estudian cómo enfriarlo

Prevén acabar con el fuego desde dentro con lanzas especiales que inyectan agua en los focos de...

Empleo incentiva con 6.500 euros la contratación a parados de larga duración

La Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias ha...

El ciclo ´Canarias Hoy´ defiende un cambio para la Ley Electoral del Archipiélago

El ciclo Canarias Hoy, que arrancó este lunes 21 de agosto en el Centro Cultural de la...

El Consistorio capitalino, condenado por vulnerar los derechos de un agente local

La Justicia considera que el cambio de la unidad de motorista a la de seguridad ciudadana fue una...

La Isla cierra el mes de julio con un 70% de media en ocupación hotelera

Se consolida como destino de vacaciones en el mercado regional, nacional y europeo

Enlaces recomendados: Premios Cine