Defensa 

Los últimos de Qala i Naw

El grueso de la Brigada Ligera Canarias XVI del Regimiento de Infantería Ligera Canarias 50 inicia el repliegue de fuerzas españolas en Afganistán y regresa a su destino en el Archipiélago

13.08.2013 | 16:14
Los últimos de Qala i Naw
Formación de parte de la Brigada Ligera Canarias XVI, del Regimiento de Infantería Canarias 50, que regresa a Las Palmas de Gran Canaria. Los militares posan antes de la partida de la base Ruy González de Clavijo, de la localidad afgana de Qala i Naw.
Formación de parte de la Brigada Ligera Canarias XVI, del Regimiento de Infantería Canarias 50, que regresa a Las Palmas de Gran Canaria. Los militares posan antes de la partida de la base Ruy González de Clavijo, de la localidad afgana de Qala i Naw.

Isaac Rodríguez Ruiz, de la compañía contracarros del batallón del Cuartel General del Regimiento de Infantería Ligera Canarias 50 y natural de Escaleritas, cumple su cuarta misión en Afganistán. La primera vez estuvo en Herat y las restantes en Qala i Naw. "Estoy vendiendo las tierras, me voy ya", bromea el soldado, que está ya de retirada. Es uno de los militares de la Brigada Ligera Canarias XVI destinada en el país asiático que está a punto de regresar a casa. De hecho, el viaje desde la base Ruy González de Clavijo ya ha comenzado. Los militares canarios dejan atrás lazos de amistad establecidos con una empobrecida población afgana a la que han ayudado a reponerse de años de guerra y opresión totalitaria.

El balance es unánime. Lo mejor de todo ha sido "la ayuda prestada a la población afgana", refieren los militares. Construir un puente, canales de agua para el abasto y la agricultura; hacerles llegar comida; enseñarles a defenderse de ataques de insurgentes; mostrarles cómo debe comportarse y hacerse obedecer sin abusos una policía para velar por la seguridad de los ciudadanos o asistirles en la enfermedad forman parte del catálogo de ayudas que los soldados canarios han proporcionado en Afganistán.

En la memoria del cabo Manchado ha quedado impresa la imagen de la hija pequeña del comandante Saberi, jefe de una de las comisarías de la policía afgana en Qala i Naw. "La niña se quemó la pierna derecha con leche hirviendo y a punto estuvo de perderla. Durante 45 días la trasladábamos a diario a nuestro hospital de campaña para que nuestros médicos le practicaran curas y al final logramos salvarle la pierna. De no haber estado nosotros, se la hubieran tenido que amputar. Solo por eso, la misión para mí ha valido la pena", comenta. Manchado pertenece al Grupo de Acción Rural y confiesa que no le importaría quedarse más tiempo "para ayudar a esta gente que de verdad lo necesita".

No hay soldado que reniegue del destino. Todos estarían dispuestos a volver o, en cualquier caso, a arriesgar sus vidas para ayudar en otras misiones internacionales. Este es el caso del soldado conductor de una ambulancia blindada RG-31, Aday de León Fernández, natural de Las Palmas de Gran Canaria. También el del soldado Josué Falcón Pérez, de Arucas, a quien se le ha hecho corta la estancia. Trabaja de auxiliar en los servicios informáticos y, si fuera por él, se quedaría más tiempo. Así que no duda al responder. "Por supuesto que volvería a otra misión internacional".

"Es nuestro trabajo", explica el cabo Medina encogiéndose de hombros. Medina, de Las Palmas de Gran Canaria, es tirador del Regimiento de Infantería Canarias 50 y trabaja empotrado en el equipo de la Guardia Civil que asesora a la policía afgana. Esta ha sido su primera misión internacional. Además de la experiencia gratificante de ayudar a los afganos, valora la camaradería establecida con los compañeros de la Benemérita.

Las misiones en el extranjero como las de Afganistán tienen además un efecto pegamento entre la tropa. Los componentes del contingente reconocen que se ha creado entre ellos un vínculo difícil de explicar. El cabo Moragas de la Guardia Civil considera que es ese vínculo entre el grupo, la unión que mantienen en todo lo que hacen, lo que ayuda a superar la distancia de la familia. "Para mí esta era la primera misión y me la esperaba peor. Tengo una niña pequeña y la familia tira mucho, pero el trabajo en grupo te ayuda a mantener la moral alta y a sentirte cerca de casa".

Isaac Rodríguez, el cabo Manchado, Aday de León, Josué Falcón, el cabo Medina y el cabo Moragas forman parte de ese grupo de canarios elegidos para ayudar a reconstruir un país que se sienten satisfechos con el grano de arena que han aportado a las pedregosas tierras de Afganistán.

Algunos de ellos están a punto de regresar a casa. El próximo jueves, 15 de agosto, está previsto que aterricen en Gran Canaria. Otros se quedan un poco más, pero por poco tiempo. La base Ruy González de Clavijo tiene los días contados para los españoles. El espacio que ocupa, los terrenos que el soldado Isaac Rodríguez dice en broma que va a vender cambiarán de manos de sus legítimos dueños, el pueblo afgano, un pueblo afgano muy diferente al que encontraron hace ocho años los primeros de Qala i Naw.

Noticias relacionadas

Canarias

Los expertos logran acceder al buque incendiado y estudian cómo enfriarlo

Los expertos logran acceder al buque incendiado y estudian cómo enfriarlo

Prevén acabar con el fuego desde dentro con lanzas especiales que inyectan agua en los focos de...

Empleo incentiva con 6.500 euros la contratación a parados de larga duración

La Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias ha...

El ciclo ´Canarias Hoy´ defiende un cambio para la Ley Electoral del Archipiélago

El ciclo Canarias Hoy, que arrancó este lunes 21 de agosto en el Centro Cultural de la...

El Consistorio capitalino, condenado por vulnerar los derechos de un agente local

La Justicia considera que el cambio de la unidad de motorista a la de seguridad ciudadana fue una...

La Isla cierra el mes de julio con un 70% de media en ocupación hotelera

Se consolida como destino de vacaciones en el mercado regional, nacional y europeo

Enlaces recomendados: Premios Cine