Chicas sin artificios

La teniente Tellez y la sargento candelariera María Eugenia Medina, del Batallón XV de Ingenieros de Las Palmas, se dedican a desactivar artefactos

13.08.2013 | 02:00
La teniente Tellez, la sargento Medina y los desactivadores Ezequiel Rodríguez y Miguel Carrillo.
La teniente Tellez, la sargento Medina y los desactivadores Ezequiel Rodríguez y Miguel Carrillo.

Tania Tellez y María Eugenia Medina no necesitan de artificios para llamar la atención de los zapadores de la Brigada Ligera Canarias XVI. Son artificieras y jefas. Tellez, que nació en Cáceres, es teniente del Batallón XV de Ingenieros en Las Palmas de Gran Canaria y tiene bajo su mando a 29 soldados. Medina, del municipio tinerfeño de Candelaria, tiene el cargo de sargento, que desempeña en el Batallón de Zapadores de La Cuesta y en su destino en Afganistán dirige uno de los pelotones de reconocimiento de artefactos explosivos.

Ellas y el personal que mandan son siempre los que van delante. En primera fila, ante cada convoy que entra y sale de la base española en Qala i Naw y ante cada una de las patrullas que realizan los componentes de la agrupación canaria va un pelotón de desactivadores de explosivos, porque estos constituyen una de las principales amenazas a las que se enfrentan las tropas españolas y, desde luego, la más mortífera.

Ambas se encuentran ante su segunda misión internacional. Las dos estuvieron con anterioridad en El Líbano. Se sienten satisfechas con su trabajo y orgullosas de los hombres que tienen a su mando. "Siempre me sorprende ver el valor de los jóvenes que integran mi unidad, casi todos canarios. Cuando pisan el suelo donde puede haber cualquier cosa que los haga saltar por los aires no lo dudan ni un momento".

Precisamente dos componentes de esta unidad se han visto en la necesidad de desactivar dos artefactos en una de sus misiones. El cabo Ezequiel Rodríguez Medina, de Las Palmas de Gran Canaria y destinado en el Batallón XV, se encontró con un artefacto de plato de presión –de los que explota cuando un vehículo pisa encima– en la ruta Litium, una carretera de paso hacia Idarra Ye Bum, al norte de Afganistán.

Miguel Carrillo Guillén, de la misma unidad y grancanario, es el otro de los desactivadores que se cruzó en estas tierras con un artefacto explosivo al paso de un convoy. Se trataba también de un plato de presión. Su hallazgo y rápida acción salvó de la detonación a la compañía de Infantería del regimiento Tenerife 49 a la que su pelotón daba cobertura.

Canarias

La firma del casero, lo más difícil

Vivienda finaliza el plazo para la solicitud de ayudas al alquiler

La firma del casero, lo más difícil

La firma del casero, lo más difícil

Vivienda finaliza el plazo para la solicitud de ayudas al alquiler

Curbelo y Barreto ´pasan revista´ a los 190 efectivos de la lucha contraincendios

Curbelo y Barreto ´pasan revista´ a los 190 efectivos de la lucha contraincendios

Los agentes del Eirif llevan meses de prácticas con medios del Cabildo y del Parque Nacional de...

Abierto el plazo para solicitar las subvenciones destinadas al sector primario

El Cabildo busca con esta inyección económica palar las consecuencias de la falta de lluvias y la...

La corporación insular ayuda con 120.000 euros a los ganaderos

El Cabildo de El Hierro ha aprobado una línea de ayudas de 120.000 euros para el sector...

Arrancan los trabajos para acondicionar el colegio de La Lomada, en San Sebastián

El Ayuntamiento de San Sebastián de La Gomera informó ayer de que ha iniciado los...

Enlaces recomendados: Premios Cine