ÚLTIMA HORA
Los Mossos: la hipótesis de que Moussa Oukabir fuera el conductor de la furgoneta "pierde peso"

Puente sobre el río de Abzi Khoda

La Brigada Ligera Canarias XVI construye una pasarela fluvial que evitará a los lugareños jugarse la vida en la época de lluvias

09.08.2013 | 15:02
Puente sobre el río de Abzi Khoda
El enviado especial de La Opinión, Antonio Herrero, saluda al notable del pueblo afgano de Abzi Khoda, Haji Abdulgani.
El enviado especial de La Opinión, Antonio Herrero, saluda al notable del pueblo afgano de Abzi Khoda, Haji Abdulgani.

A las ocho de la mañana en la base Ruy González de Clavijo, de la localidad afgana de Qala i Naw, una columna de blindados RG-31 y Lince está en formación a la espera de partir para inaugurar una pasarela sobre un riachuelo en la población de Abzi Khoda, de unos 1.400 habitantes. El puente, de 30 metros de largo, lo ha construido la Brigada Ligera Canarias XVI, porque era una perentoria necesidad para la comunidad, a la que con toda seguridad evitará muertes cuando se produzca la crecida del río por las lluvias. Más de 400 niños tienen que vadear a diario el río para ir a la escuela y cada año varios perdían la vida arrastrados por la corriente en esos días en que los chubascos habían provocado que el caudal creciera en exceso.

Después de desayunar, los periodistas, al igual que los soldados que participan en la misión, nos colocamos el chaleco antibalas y un casco. Los militares nos asignan un blindado para viajar y nos instruyen sobre cómo afrontar un eventual ataque de insurgentes.

Desde la base de Qala i Naw hasta Abzi Khoda hay 12 kilómetros, una distancia que tardaríamos minutos en cubrir circulando incluso por la peor de las carreteras de nuestras islas, y que aquí nos cuesta más de una hora. La vía está en un estado infernal. Es un camino galvanizado y rodeado por desfiladeros en los que se hace necesario parar más de una vez por motivos de seguridad.

A las ocho y media se pone en marcha la columna, el soldado grancanario Juan Estebán Santana Tejera, del barrio capitalino de La Paterna, es el tirador del RG-31 en el que viajo. Tiene asignado el cometido de velar por la seguridad de los periodistas.

Dentro del RG-31, vamos nueve personas. El espacio es más bien reducido. Ha de ser así como concesión a la seguridad, que es lo que prima en estos vehículos. Viajamos en el medio más moderno que tiene el Ejército y ofrece protección tanto contra minas, como contra explosivos improvisados (IED) y disparos de fusilería. Ayer solo tuvo que enfrentarse a las piedras que nos arrojaron un grupo de chiquillos, pero nunca se sabe.

Durante el trayecto, atravesamos diversas aldeas hechas de adobe y barro de apenas unos metros cuadrados y con ganado, casi siempre burros y vacas. También nos cruzamos con algunas motocicletas, medio de transporte fundamental para moverse por las carreteras polvorientas que atraviesan Afganistán. En algún caso, el conductor va haciendo equilibrio con media casa a cuestas.

Cuando apenas faltan unos pocos kilómetros para llegar a Abzi Khoda el convoy se detiene. Pero los periodistas no podemos bajar hasta que los soldados canarios se hayan hecho con el control de la zona. Por delante, va uno de los nuevos vehículos para detectar minas, un Husky, que posee un radar que detecta la sinuosidad del terreno, según explica la teniente de Ingenieros, Tania Guadalupe Tello Villa. Con el grupo viaja Kira, uno de los seis perros detectores de explosivos con los que cuenta la ASPFOR XXXIII y cuyo guía es un cabo de Infantería de Marina.

Los infantes descienden de los blindados y los fusileros toman las estribaciones. Todo está despejado, en ese instante podemos abandonar los vehículos unos instantes para estirar las piernas. Tras varios minutos recorriendo la carretera, el jefe del convoy, el teniente de Infantería Rupérez, ordena la reanudación de la marcha. Poco después llegamos a Abzi Khoda.

Primero descienden los soldados, mientras que los tiradores de las ametralladoras enfilan sus armas. Con ellas, pueden controlar desde el interior del RG-31 hacia las colinas desde donde podría provenir el fuego enemigo. En nuestro caso, Juan Esteban Santana no baja la guardia a pesar del calor asfixiante que hace dentro del vehículo. Gracias al aire acondicionado se puede soportar. Sin embargo, el ingenio del soldado español es único. Dentro del blindado, una caja que en su tiempo guardó los cargadores de los fusiles es aprovechada para hacer una nevera de ocasión, de donde el agua sale bien fría.

La avanzadilla de los soldados toma el pueblo y crean un perímetro de seguridad, una burbuja donde vamos enclavados los periodistas. Los notables afganos esperan a pie del puente a que el oficial español procede a la inauguración. Un nutrido grupo de chiquillos se aproxima, ya que los soldados españoles les llevan regalos. El contingente va acompañado de dos traductores nativos. Tras los saludos de rigor, un grupo se dirige hacia el lugar donde se encuentran los notables y otro hacia los niños que pronto rodean a los soldados.

Poco antes de inaugurarse el puente, el representante militar pregunta por cinco pozos de agua que construyeron meses antes. Haji Abdulgani, el notable del lugar, se queja de que uno de los pozos ha dejado de funcionar y echa la culpa al constructor. Tras un intercambio de pareceres, finalmente se pasa a cortar la cinta. Un breve discurso acompaña al acto. Los afganos obsequian a los presentes con algunas viandas. Como muestra del respeto por las tradiciones, ninguno de los españoles come en presencia de estos, ya que están en el Ramadán y su religión lo prohíbe.

El notable guía al mando español en un recorrido por el pueblo, un caserío a los pies de la carretera conocida como ruta Lapi, que conduce a Herat, capital de la provincia de Bagdhis, donde se halla concentrado parte del contingente español.

A las doce del mediodía acaba el servicio y comienza el regreso a la base. Todo ha ido como planificó el Estado Mayor.

Canarias

Zapatero: "La sociedad española y catalana reaccionarán con unidad y convivencia"

El expresidente español, de vacaciones en Lanzarote, se suma al minuto de silencio en el Cabildo...

Solidaridad canaria con Barcelona

Solidaridad canaria con Barcelona

La clase política canaria expresa su consternación por la masacre y su profundo dolor por las...

Catalanes en Canarias, "lloros de rabia"

Catalanes en Canarias, "lloros de rabia"

Conmoción, sorpresa y algún presentimiento son las sensaciones que experimentaron los ciudadanos...

Algunos heridos se refugian y rezan en el bar de un tinerfeño

Algunos heridos se refugian y rezan en el bar de un tinerfeño

"El terror no puede con Barcelona. Ya os contaré. Estamos encerrados por ahora", así transmitía en...

Tenerife vive de cerca la barbarie

Tenerife vive de cerca la barbarie

Muchos isleños esperaban que Barcelona fuera víctima de un ataque después de los que han sufrido...

Clavijo destaca las labores humanitarias de la Brigada Canarias XVI en el Líbano

Clavijo destaca las labores humanitarias de la Brigada Canarias XVI en el Líbano

El presidente reconoce el trabajo de los soldados de las Islas en su misión de paz y la labor...

Enlaces recomendados: Premios Cine