PDF

´Ni Francia, aliada de Rabat, haría el papel que está haciendo España´

La activista saharaui Aminatou Haidar concede una entrevista exclusiva a La Opinión de Tenerife

 01:57  
´Ni Francia, aliada de Rabat, haría el papel que está haciendo España´
´Ni Francia, aliada de Rabat, haría el papel que está haciendo España´ La Opinión

SOL RINCÓN BOROBIA | ARRECIFE
Aminatou Haidar fue torturada y encarcelada durante años por el Reino de Marruecos. Su lucha por los derechos humanos ha sido reconocida con multitud de premios e incluso estuvo nominada al Nobel de la Paz. El pasado sábado fue expulsada de su tierra y llevada a Lanzarote en contra de su voluntad y sin pasaporte. España no le deja volver al Sáhara.

-El cónsul de Marruecos en Canarias, Abderramán Leibek, dijo ayer en la cadena SER que usted renunció a la nacionalidad marroquí delante de varias autoridades de Marruecos, delante del procurador del rey Mohamed VI y delante de un tío suyo, por lo que le retiraron el pasaporte.

-Cuando llegué al aeropuerto de El Aaiún me retiraron el pasaporte y, en el cuestionario que tenía que rellenar, donde debía poner mi nacionalidad lo dejé en blanco y donde tenía que poner mi dirección puse el Sáhara Occidental.

-Leibek también ha declarado que sus hijos pueden venir a vivir con usted a España.

-Yo no quiero vivir en España. Me han expulsado contra mi voluntad. Es verdad que tengo un permiso de residencia, pero sólo para asuntos médicos. Además es temporal y caduca dentro de un mes. Tampoco voy a pedir asilo político porque tengo el derecho de regresar y vivir en mi patria y defender mis ideas y opiniones de una forma pacífica, como siempre. Yo no soy una persona que crea problemas. En 2005, cuando me torturaron en la calle y me encarcelaron, la policía marroquí elaboró una declaración, que yo no he visto ni he firmado, donde se dice que yo soy violenta e incito a los jóvenes a practicar la violencia. Esa fue la excusa en 2005. Yo no reconozco la marroquinidad del Sáhara y en esta ocasión me han juzgado en el aeropuerto de El Aaiún, con lo que han cometido otra violación de los derechos humanos. Y mientras, el procurador del rey marroquí, que estaba presente, no decía nada. Sólo el jefe de la policía me estaba preguntando. Que también trajeran a mi tío fue una tortura psicológica, es una persona muy anciana, de ochenta años.

-¿Ha hablado con sus hijos?

-Sí, pero no todos los días porque lloran. El niño, de trece años, quería comenzar una huelga de hambre. Mi hija tiene quince años. Pero les he convencido para que no lo hagan. Son menores de edad. Yo les he dicho que regresaré a El Aaiún y les abrazaré de nuevo.

-El cónsul marroquí también asegura que usted está aprovechando esta situación para impulsar la Intifada.

-Claro, por eso hago una huelga de hambre, estoy en estas condiciones en un aeropuerto de un país donde no quiero estar, pasando la noche en la calle, lejos de mis niños... Todo para levantar la Intifada. La Intifada ya está levantada. Mientras estaba en la cárcel la Intifada ya estaba.

-Él considera que sólo hay una Intifada, la palestina.

-¿Por qué entonces el rey de Marruecos dice que o eres nacionalista o eres un traidor? ¿Por qué, si todo está tranquilo y no hay otras voces que reivindican la autodeterminación y la independencia?

-Usted, una sola mujer, ha puesto en jaque al Gobierno español y al marroquí. ¿Ha tenido noticias nuevas ? ¿Alguien del Gobierno español se ha puesto en contacto para saber cómo está?

-El Gobierno de España no se ha puesto en contacto conmigo. No hay ninguna noticia nueva.

-¿La delegada española en Canarias, Carolina Darias, se ha puesto en contacto con usted o está haciendo alguna gestión para ayudarle?

-No.

-¿Cuántas leyes está violando el Gobierno de España?

-Yo estoy secuestrada por el Gobierno español. Antes de subir al avión en El Aaiún protesté durante una hora delante del comandante del avión. Le dije que no quería viajar y que no tenía pasaporte para entrar en otro país. Le pedí que mirara el gran número de policías que había conmigo para meterme en el avión. Entonces él se negó a llevarme. Pero la policía le dijo que yo tenía un permiso de residencia. Yo insistí en que no tenía pasaporte. Él se informó a través de una llamada y, efectivamente, yo no podía viajar a España sin pasaporte. Entonces, el jefe de la policía marroquí le dijo que a él no le tenía que importar, que era la policía española la que debía decidir. Además le aseguraron que el ministro español de Asuntos Exteriores estaba informado.

-¿Qué hizo el responsable del avión?

-El comandante del avión le contestó a la policía que ni así podía porque su compañía aérea le iba a multar. Luego recibió otra llamada y me preguntó mi nombre. No sé quién le llamó pero le confirmó mi nombre. Después recibió otra llamada y tuvo que acceder, pero puso una cara triste. Una vez en el avión dijo el destino. Entonces me enteré a dónde íbamos. Yo no sabía que iba a Lanzarote porque ni me dieron un billete. No tenía posibilidad de contactar con nadie, los teléfonos estaban confiscados.

-¿Cómo se comportaron los pasajeros?

-Cuando llegamos, un saharaui me dijo que estuviera tranquila, que él iba a informar a los míos. Pero yo no quería bajar del avión. Le dije al piloto que no. Él me contestó con lágrimas en los ojos que lo sentía. Yo también tenía lágrimas en los ojos pero le dije que tenía que asumir la responsabilidad de haber participado en un crimen. Me preguntó cuándo iba a hacerse el referéndum del Sáhara y le contesté que eso no le tenía que importar ahora, que tenía que asumir la responsabilidad de este caso. Entonces vinieron varios policías nacionales y guardia civiles. Me pidieron por favor que fuera con ellos y me negué otra vez. Me aseguraron que sin pasaporte podía entrar y les volví a decir que no quería. Les pregunté que si podía regresar por la tarde a El Aaiún y me dijeron que sí.

-¿Le engañaron?

-Sí.

-Hubo pasajeros que le ofrecieron sus billetes para que pudiera volver a El Aaiún.

-Sí. Pero la policía dijo que había recibido una orden para no dejarme marchar.

-¿Va a presentar denuncias ante la ONU?

-Mi abogada y yo estamos preparando una querella.

-¿Ante qué organismos va a poner esa denuncia?

-Ante el Relator de Defensores de Defensores de Derechos Humanos, el Relator de la Mujer y el Relator de Detenciones Arbitrarias.
Reivindico además la intervención urgente del secretario general de Naciones Unidas.

-¿De qué sirve la ONU?

-No sé. Ya no sé nada. Hay una complicidad total de la comunidad internacional. Sobre todo de España. Nunca había pensado que España podía jugar este papel como socio de Marruecos.

-¿Por intereses económicos?

-Hay un secreto que va más allá de esos intereses.

-¿Un secreto?

-Sí, pero no sé cuál. En mi opinión, hay algo más fuerte. Francia, que es el primer aliado de Marruecos, nunca jugaría el papel que ha jugado España. Es ir contra el derecho internacional, los derechos humanos y contra la propia ley española.

-¿Alguien del Gobierno de Canarias se ha puesto en contacto con usted?

-No.

-¿Cree que el Gobierno canario tendría que hacer algo más que esperar a las explicaciones del Estado?

-Canarias debería hacer algo de forma urgente ya. El Gobierno canario debería moverse. Es hora de implicarse. Pero las últimas palabras que voy a decir son para el Gobierno español. Que rectifique su actitud y error. Que me devuelva a mi patria, a mi pueblo. Mis hijos me están esperando. Mañana, día 20, es el Día Internacional de los niños.

Seis días sin comer y sin respuestas

En la segunda planta de la Terminal 1 del aeropuerto de Lanzarote se encuentra Aminatou Haidar. Lleva seis días en huelga de hambre, sentada en el suelo, apoyada en uno de los bancos de la terminal. Se encuentra débil y le cuesta hablar. Ella ya estaba enferma debido a las secuelas que le dejaron los años de torturas que sufrió a manos de las autoridades marroquíes. Aún así, y a pesar de que le cuesta hablar en español, ayer hizo todo lo posible por terminar la entrevista. Dos compañeros de la causa saharaui, Omar Bulsan y Salama Akbau, tradujeron algunas de sus respuestas. Lo hicieron hasta que la vieron agotada. En ese momento Omar fue tajante: "Termine la entrevista". Un médico controla su estado de forma continua. Nunca está sola. Mucho menos cuando el aeropuerto cierra y tiene que dormir en la calle. Sus amigos esperan que todo acabe. El periodista Bushraya Mohamed Salem sueña con que Aminatou sea devuelta al Sáhara, son sus hijos, "y en un avión de la ONU". Entonces, dice, los gobiernos de Marruecos y España "se sentirán avergonzados y juzgados por sus pueblos".

  HEMEROTECA
  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  LA OPINIÓN |  LOCALIZACIÓN     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR  
laopinion.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopinion.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 

  

Aviso legal
 
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya