El Hierro

Piedras de tres toneladas caen de la Fuga de Gorreta

Aún se desconoce en qué medida ha dañado el desprendimiento a los lagartos que viven en la zona

06.06.2008 | 00:55
El desprendimiento, aunque muy espectacular, no ha producido daños humanos ni materiales. El desprendimiento, aunque muy espectacular, no ha producido daños humanos ni materiales.

En la tarde-noche del miércoles, 4 de junio, a las 20:30 horas, se produjo un desprendimiento de piedras de importantes dimensiones en la dorsal de Frontera, cerca de la carretera H-55 y a 200 metros del Centro de Reproducción del Lagarto Gigante de El Hierro y del Ecomuseo de Guinea.
El desprendimiento afectó al hábitat natural del lagarto en La Fuga de Gorreta, catalogada como Reserva Natural Especial, aunque aún se desconoce en qué medida ha dañado a los ejemplares de lagarto que viven en libertad en esta fuga.
Precisamente, gracias a un convenio de colaboración entre el Cabildo herreño y el Gobierno de Canarias se lleva a cabo en estos momentos un estudio de investigación que pretende cifrar el número de lagartos que pueden viven en la actualidad en Gorreta, una cifra en la que, por el momento, no se ponen de acuerdo los expertos, aunque la mayoría ronda el millar de ejemplares.

Tamaño. Aunque el volumen desprendido no es importante si lo es el tamaño de las piedras caídas, que superan las tres toneladas y que provocaron un gran humareda que alertó a la población.
Caídas a unos 200 metros del centro donde se cría en cautividad al Lagarto Gigante, las piedras no han dañado las instalaciones de este centro ni del Ecomuseo cercano (El Poblado de Guinea) ni a una vivienda que se encuentra en las inmediaciones.
No afectó a viviendas ni a personas y en la mañana de ayer se procedió a llevar a cabo un reconocimiento aéreo por parte de técnicos del Cabildo de El Hierro y especialistas en la materia que han llegado de otras islas para determinar la situación de la fuga y de las grietas que presenta y que se cree se han visto agravadas por las lluvias torrenciales de enero 2007.
El pie del risco de Gorreta fue una de los zonas más afectadas por aquel temporal y las avenidas de los barrancos que provocó, que llevaron más de 450 litros por metro cuadrado, el máximo registrado en el pueblo de El Pinar, donde viven 1.200 personas.
En aquella ocasión, el Cabildo herreño cifró en cerca de 30 millones de euros los daños producidos por las lluvias torrenciales. Numerosas dependencias del lagartario quedaron por completo anegadas por las piedras, así como los pasillos entre las cabañas que lo componen.
Las estimaciones de los responsables de estas instalaciones -que constituyen uno de los atractivos turísticos más importantes de la Isla- apuntaban a que en enero de 2007, 184 ejemplares de esta especie de lagarto gigante perecieron entre el lodo y las piedras, salvándose un total de 81.

noticias de La Opinión de TenerifeMapa web
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Opinión de Tenerife