28 de noviembre de 2016

Involcan fortalece la cooperación científica y la formación en vigilancia volcánica en Nicaragua

Es una actividad del proyecto Tenerife Volcano Disaster Assistance co-financiado por el Programa Tenerife Innova 2016-2021 del Área Tenerife 2030

28.11.2016 | 13:39
Martha Ibarra (INETER), Mar Alonso y Pedro A. Hernández (Involcan) realizando medidas de emanaciones difusas de gases volcánicos (no visibles al ojo humano) en el Cerro Negro durante esta nueva misión científica de Involcan en Nicaragua.

Un equipo científico del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), entidad dependiente del Cabildo de Tenerife, se desplazó el pasado lunes, día 21, a Nicaragua, por un periodo de dos semanas, con la finalidad de fortalecer la cooperación científica y la formación en el campo de la vigilancia volcánica. Los trabajos que se tienen previsto materializar se desarrollarán conjuntamente con el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), el organismo responsable de la vigilancia volcánica de este país centroamericano. Esta nueva misión científica de Involcan en América Central se encuentra ligada al proyecto Tenerife Volcano Disaster Assistance co-financiado por el Programa Tenerife Innova 2016-2021 que coordina el Área Tenerife 2030 de la Corporación insular.

La finalidad de esta cooperación científica internacional tiene por objetivo continuar el fortalecimiento del programa geoquímico para la vigilancia volcánica en Nicaragua, contribuir a la capacitación del personal de INETER para el desarrollo de este fortalecimiento, y reforzar la formación continua del personal de Involcan, a través del desarrollo de actividades en sistemas volcánicos más activos que los existentes en Canarias. Las actividades que el equipo científico Involcan-INETER tienen previsto desarrollar son la de evaluar (i) la actual tasa de emisión difusa de dióxido de carbono (CO2) y de otras especies volátiles como el sulfuro de hidrógeno (H2S), helio (He) e hidrógeno (H2) por el volcán Cerro Negro, (ii) la cantidad de dióxido de carbono (CO2) que esta emitiendo a la atmósfera la laguna cratéríca de Xiloá y (iii) la emisión de dióxido de azufre (SO2) a través del penacho del volcán Masaya mediante el uso de sensores ópticos remotos tipo miniDOAS en posición móvil terrestre. Así mismo, se pretende realizar una monitorización termográfica del lago de lava que en la actualidad se encuentra activo en el volcán Masaya.

Los científicos de Involcan e INETER llevan realizando trabajos de cooperación científica desde el año 1999, y gracias al proyecto "Fortalecimiento del sistema de alerta temprana sobre el fenómeno volcánico en Nicaragua" (08-CAP2-1205), co-financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), se pudo dar un gran avance en la cooperación entre ambas entidades. Los resultados de los trabajos realizados en el volcán Cerro Negrohan puesto de manifiesto la estrecha relación existente entre las variaciones temporales de la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera y el nivel de actividad volcánica del Cerro Negro.

El volcán Cerro Negro, de 726 metros de altura y con 23 erupciones volcánicas desde su nacimiento en 1850, es el volcán más activo del hemisferio occidental. La caldera de Masaya es uno de los volcanes activos más importantes del país además de ser Parque Nacional.Uno de sus cráteres, Santiaguo, emite continuamente grandes cantidades de gases volcánicos, además de mantener una incandescencia en su interior debido a un lago de lava persistente. La laguna cratérica de Xiloá, situada a sólo 18 kilómetros de Managua, se encuentra al pie del volcán Apoyeque, otro de los volcanes más activos de Nicaragua.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine