09 de septiembre de 2016
09.09.2016

Los museos del Cabildo acogieron a más de 1.200 niños en los talleres de verano

La consejera insular de Museos, Amaya Conde, destaca el éxito de convocatoria y la consolidación de esta actividad como una cita ineludible

09.09.2016 | 16:17
Los museos del Cabildo acogieron a más de 1.200 niños en los talleres de verano

Los museos del Cabildo han acogido a más de 1.200 niños y niñas, de entre 4 y 12 años, en los talleres de verano que tuvieron lugar durante la temporada estival (del 21 de junio al 9 de septiembre). El objetivo de la celebración de esta actividad lúdico-educativa ha sido que los pequeños dispusieran de un espacio para el aprendizaje y el recreo, en un entorno diferente al familiar y de una forma amena y divertida. En este sentido, la consejera de Museos, Amaya Conde, destaca "el éxito que hemos tenido este año con los talleres, cuya afluencia de niños se supera cada vez más, pues han sido unos 50 niños por taller al día, y que hace que esta actividad sea una cita importante e ineludible para los más pequeños de la casa".

Amaya Conde señala que "todo lo que hacemos en los talleres es especial y atractivo e instructivo para los niños, pero quiero resaltar los excursiones que se hicieron a Casa de Carta, la Cueva del Viento, a la Barranquera de Valle de Guerra; así como la suelta de tortugas, senderismo por la Mesa de Tejina y por Taborno, en Anaga; o una visita a la finca Los Zamoranos". "Son cosas diferentes a las que hacen normalmente, como los talleres sobre aves rapaces, mariposas o talleres 3 D, o las charlas sobre tiburones".

Cabe recordar que los talleres de verano de Museos de Tenerife tuvieron lugar en el Museo de Historia y Antropología de Tenerife (en las sedes de Casa Lercaro y Casa de Carta), con ´Viaja sin moverte´, en el Museo de la Naturaleza y el Hombre, con ´Menudos exploradores´, y en el Museo de la Ciencia y el Cosmos, con ´Abierto por vacaciones´.

En el Museo de Historia y Antropología de Tenerife los niños viajaron en el tiempo de la mano de distintos oficios, y cada semana estuvo dedicada al conocimiento de una profesión. Así, el Museo de la Ciencia y el Cosmos ofreció la posibilidad a los niños y niñas de experimentar y disfrutar mediante actividades lúdico-educativas que les ayudaron a comprender los distintos campos científicos.

También en el Museo de la Naturaleza y el Hombre tuvieron la oportunidad de divertirse, crear y aprender en áreas de expresión como la ciencia, el arte y el tiempo libre. Todo ello, sin olvidar que este verano el patio del Museo se convirtió en un oasis en el que se celebraron espectáculos de magia, cuenta cuentos y actividades refrescantes y entretenidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine