Fallece la escultora María Belén Morales

La artista, considerada una de las más destacadas del siglo XX, ha fallecido a los 87 años

29.08.2016 | 14:48
Fallece la escultora María Belén Morales

El Cabildo de Tenerife lamenta el fallecimiento de una de las grandes creadoras de la Isla, María Belén Morales, que falleció este lunes 29 de agosto a los 87 años. El director insular de Cultura y Educación, José Luis Rivero, considera que "Canarias ha perdido una figura muy destacada entre los artistas de nuestra comunidad" y también resalta su papel innovador al ser una de las fundadoras del Grupo Nuestro Arte.

Para Rivero, "la trayectoria de María Belén nos revela una mujer adelantada a su tiempo, con mucha vitalidad y apasionada por la faceta creativa, que también pudimos comprobar en TEA Tenerife Espacio de las Artes", centro de arte contemporáneo del Cabildo de Tenerife, donde expuso en 2013 Retos al vacío, una muestra comisariada por Ana María Quesada, en la que se pudieron comprobar obras inéditas de una de las más destacadas creadoras del arte canario contemporáneo así como una de las más prolíficas.

María Belén Morales (Santa Cruz de Tenerife, 27 de noviembre de 1928) inició su actividad a finales de los años cuarenta. A partir de entonces, sorprendió por su singular actitud creativa, trazando una trayectoria que indagaba continuamente en materias y técnicas, con el fin explícito de sumergir al en un universo de volúmenes compactos, que se resiste a existir, paradójicamente, sin la presencia majestuosa del vacío.

En Retos al vacío se ofreció un recorrido por la dilatada trayectoria de la que está considerada como una de las creadoras más fecundas del ámbito artístico canario contemporáneo. En esta muestra se abordó el pensamiento crítico y el desarrollo conceptual de María Belén Morales a través de los temas que lo vertebran, su manera de entender la relación con el ámbito natural y su lenguaje expresivo.

De este modo, Retos al vacío descubrió una serie de sus piezas escultóricas más significativas, figuras y abstracciones, que se mezclaban con otras obras de menor formato, placas, joyas o ilustraciones de libros, así como algunos óleos sobre lienzo y collages. Asimismo, en esa individual su figura apareció contextualizada con una variada selección de documentos que subrayaban el importante papel que la artista desempeñó en la vida cultural de Canarias.

María Belén Morales asistió a los doce años al estudio del escultor Enrique Cejas Zaldívar, con quien se inició en el aprendizaje empírico de la escultura, para continuar ampliando su dominio de los materiales y de las técnicas artesanales en la Escuela de Artes y Oficios de Santa Cruz de Tenerife. Es en 1948 cuando ingresó en la Escuela Superior de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife, donde asimiló las enseñanzas de Mariano de Cossío (dibujo), Pedro de Guezala (pintura) y Miguel Márquez (talla en madera). Solo un año más tarde realizó Torso (Venus canaria), cubilete con forma de torso de mujer en el que fusiona la concepción estética del objeto con la utilidad práctica de la escultura y en 1950 realizó su primer mural Pescadoras.

El retrato del escultor Roberto Barrera le permitió obtener la Tercera Medalla en la Exposición Regional de la Universidad de La Laguna (1951) y su obra estuvo en la I Exposición Colectiva de Escultores Tinerfeños que se celebra en el Círculo de Bellas Artes en 1953. La Exposición Regional de Pintura y Escultura se convirtió en un continuo reconocimiento para María Belén Morales, quien recibió el Premio de Honor en los años 1961 y 1962 por sus obras Maternidad e Ícaro, respectivamente. Los dos años siguientes recibe el Primer Premio por Gánigo y Canción de libertad.

María Belén Morales ha jugado un papel muy destacado en diferentes colectivos culturales de la Isla, ya que entre otras acciones culturales tomó parte activa en la fundación del grupo Nuestro Arte y también fue integrante del grupo de doce creadoras que impulsa la muestra 12 que se pudo ver en Santa Cruz de Tenerife y en el Puerto de la Cruz, o que reestructuró en los años setenta el Círculo de Bellas Artes, contribuyendo como presidenta de la sección de Escultura al cambio en la programación de exposiciones y apoyó iniciativas innovadoras como Tocador de Arte, organizada por Papeles Invertidos en el Colegio Oficial de Arquitectos de Santa Cruz de Tenerife.

Tacoronte acogió su primera exposición individual en 1958 y a partir de ese instante su obra ha estado en la Sala de Arte y Cultura de CajaCanarias de La Laguna (Juego, 1970), Castillo de San Miguel de Garachico (Aerovasión II, 1973), Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Cruz (Semilla, 1978) y Museo Casa de Colón, de Las Palmas, Galería El Aljibe (Esculturas y collages, 1979), Hotel Maspalomas Oasis (1979), Galería Skira de Madrid (Murales y múltiples, 1979), Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife y Sala del Gobierno de Canarias en Las Palmas de Gran Canaria (Escultura Atlántica, 1986), Exposición de joyas-esculturas en el Círculo de Bellas Artes de Tenerife (1987), Palacio de Viana en Córdoba, Palacio de la Madraza en Granada y el Centro Cultural Palacio de Vaillardompardo en Jaén (1993), Sociedad Económica de Amigos del País de Málaga (Óxidos, 1994), Ayuntamiento de Nerja (1994), Sala de Arte La Recova de Santa Cruz de Tenerife (Óxidos, 1995).

En 1998 realizó la exposición Síntesis, con motivo de su ingreso como Académica Numeraria electa en la Real Academia de Bellas Artes de San Miguel Arcángel en el Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife. Núcleos (2004) en el Centro de Arte La Regenta y el Centro de Arte La Granja, y Proceso, que se pudo ver en 2009 en la Galería Magda Lázaro, son otras de sus muestras. Además de estas muestras individuales, la trayectoria de María Belén Morales ha incluido obras en otras 75 exposiciones colectivas que, además de distintos puntos de la geografía canaria, se han podido ver en Madrid, Baracaldo, León, Guipúzcoa, Valencia, Santander y Córdoba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine