Ponen en marcha una terapia con perros para personas mayores

Medio centenar de personas se han beneficiado de esta terapia, a través del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS)

15.08.2016 | 14:04
Ponen en marcha una terapia con perros para personas mayores

El Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), a través de su Unidad de Atención a la Dependencia, en colaboración con el Equipo Terapéutico Canino de Globalterapia, ha desarrolla un proyecto de terapia asistida con perros para personas mayores en los centros Hospital de Los Dolores, Residencia de Ofra y Santísima Trinidad.

Una nota del Cabildo informa de que medio centenar de personas se han beneficiado de esta terapia, que, según la consejera de Acción Social y presidenta del IASS, Cristina Valido, sus efectos positivos se constatan en personas de edad avanzada que tienen alguna discapacidad cognitiva o dificultad emocional.

El equipo de Globalterapia asegura que esta técnica mejora el estado de ánimo y la autoestima, aumentan la socialización, proporcionan compañía, contribuye a optimizar la forma física y estimulan las capacidades cognitivas.

El Cabildo explica que este proyecto de terapia, no farmacológica, asistida con animales consiste en la participación de perros adiestrados en actividades terapéuticas con el fin de mejorar la calidad de vida o promover la salud de los usuarios.

El animal, que debe cumplir determinados requisitos, es la pieza clave del entorno terapéutico y su objetivo es estimular y motivar a las personas que asisten a las sesiones para que evolucionen de forma favorable, y por voluntad propia, en áreas comunicativas, cognitivas, sociales, afectivas y físicas.

Para los responsables del IASS, estas terapias son un complemento idóneo a los tratamientos médicos y farmacológicos, y pueden conseguir que las personas de edad avanzada recobren el interés por la vida y se mantengan activos a través de la interacción con los perros.

Según Isabel Iboleón, responsable del servicio de Animación del IASS, las actividades son, sobre todo, lúdicas y se renuevan cada semana, y se procura no sólo estimular el desarrollo de alguna habilidad concreta sino también espolear la libre expresión de las emociones, que se ponen de manifiesto en los continuos abrazos y caricias hacía estos animales.

Iboleón señala que en las sesiones se ha visto un avance tanto en el contacto con los perros como en la capacidad de disfrutar de dicha experiencia, en el caso de aquellos residentes que en los inicios se mostraban algo recelosos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine