Involcán ofrece asistencia científica a Cabo Verde ante la reciente crisis sismo-volcánica

La rectora de la Universidad de Cabo Verde solicita al Cabildo de Tenerife su colaboración a través del Instituto Volcanológico de Canarias

04.08.2016 | 15:32
Brava (67 Km2) un típico volcán escudo con un importante registro geológico de erupciones explosivas freatomagmáticas.

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcán), dependiente del Cabildo de Tenerife, asiste con carácter científico a la Universidad de Cabo Verde (UniCV), a raíz de la reciente crisis sismo-volcánica, ocurrida en la Isla de Brava. La rectora de la UniCV, Judite Medina Nascimento, solicitó el pasado martes día 2 al presidente del Cabildo, Carlos Alonso, esta colaboración y, doce horas después, se desplazó a Brava la doctora Samara Dionis Delgado, colaboradora científica de Involcan con el objetivo de apoyar al equipo científico de la UniCV en la gestión de esta crisis.

Esta actividad se encuentra ligada al proyecto "Tenerife Volcano Disaster Assistance Team" co-financiado por el Programa Tenerife Innova 2016-2021 que coordina el Área Tenerife 2030 del Cabildo. Una de las actividades que tiene previsto materializar el equipo científico Involcán-UniCV durante los próximos seis días consiste en evaluar cuánto dióxido de carbono (CO2) está emitiendo, en la actualidad, el sistema volcánico insular de Brava y comparar el resultado con los obtenidos en campañas científicas anteriores.

Con la finalidad de contribuir a mejorar el programa de vigilancia volcánica en Cabo Verde, más concretamente en Brava, los científicos de Involcán y de la UniCV ya habían realizado este tipo de campañas durante el periodo 2010-2013 gracias al proyecto Makavol "Fortalecimiento de las capacidades de I+D+I para contribuir a la reducción del Riesgo Volcánico en la Macaronesia" (MAC/3/C161), co-financiado por el programa de cooperación transnacional de la Unión Europea Madeira-Canarias-Azores (MAC 2007-2013). Los resultados de las mismas reflejaban ya claramente una tendencia ascendente significativa en la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera por el sistema volcánico insular de Brava.

Según el Ministro de Administración Interna Caboverdiano, Paulo Rocha, y citando datos del Instituto Nacional de Meteorología y Geofísica (INMG) de Cabo Verde, desde la madrugada del domingo 31 de julio se registra una importante actividad sísmica en la isla de Brava, con más de treinta sismos y donde al menos dos fueron sentidos y localizados, con epicentros en el interior de la isla, entre las localidades de Cova Joana y Benfica.

Por precaución se procedió a la evacuación de unas 300 personas de Cova Joana hasta Nova Sintra, la principal villa de la isla. El propio ministro había afirmado citando los datos del INMG, que de mantenerse esta situación, podría producirse una erupción volcánica en la isla en "cuestión de horas". La actividad sísmica de baja intensidad se prolongó hasta el martes 2 de agosto, aunque estos ya no fueron percibidos por la población. El miércoles 3 de agosto, el presidente del Servicio Nacional de Protección Civil (SNPC) de Cabo Verde, Arlindo Lima, explicó que la situación en Brava tiende a normalizarse según el INMG como consecuencia de un descenso del número de eventos sísmicos registrados en Brava.

Un equipo compuesto por dos científicos adicionales de Involcán está preparado y listo para desplazarse a Cabo Verde en los próximos días dependiendo de la evolución de la crisis sismo-volcánica para sumarse al equipo científico Involcán-UniCV con la finalidad de apoyar a la UniCV en la gestión científica de esta crisis sismo-volcánica.

Brava, con un área de 67 km?2;, es la menor de las islas habitadas del archipiélago atlántico de Cabo Verde. Tiene cerca de 6.895 habitantes y una densidad poblacional de 102,91 hab/km?2;. A pesar de que no se han registrado erupciones históricas en Brava, la isla es sísmicamente activa como consecuencia muy probablemente de procesos de intrusión magmática. A raíz de los trabajos de colaboración científica entre Involcan y la UniCV, desarrollados desde el 2010 en Brava, se han detectado dos áreas en la isla (Baleia and Vinagre) dónde se registran emisiones anómalas de dióxido de carbono responsables de haber producido varios accidentes letales para animales como aves y cabras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine