05 de diciembre de 2016
05.12.2016
banner buzzeando

Dos jóvenes graban la bajada en primera persona sobre las Tablas de Icod de Los Vinos

Un vídeo grabado por Adrián Luis y Gero Abreu muestra la sorprendente velocidad y la mirada atenta de los espectadores

05.12.2016 | 13:03

Apenas dura unos segundos, pero su emoción y adrenalina se mantienen todo un año. El tradicional arrastre de Icod de Los Vinos se lleva en la sangre y no hay icodense que se resista ante la aventura de dejarse caer en una tabla. Ni la sorprendente velocidad, ni los obstáculos que se interponen por el camino, ni la mirada atenta de los cientos de espectadores, ni tampoco el gran impacto contra los neumáticos que amortiguan la salida. Nada les amedrenta. Para ellos, esta tradición bien merece un par de rasguños y heridas de guerra.

Para los que miran el espectáculo desde fuera, puede ser parecer una locura dejarse caer por una tabla a gran velocidad. Para los que no se atreven, pero tienen curiosidad sobre cómo se vive desde dentro una de las fiestas más populares de la isla, Adrián Luis y Gero Abreu han grabado un vídeo en primera persona, que en tan sólo 10 horas acumula más de 2000 reproducciones.


Tablas de San Andrés en Icod de los Vinos, como nunca antes lo habías visto. from Gero on Vimeo.



Cuenta la tradición que esta popular celebración nació en el siglo XVI, cuando los icodenses lanzaban las tablas de madera desde las zonas altas del municipio hasta el casco de la ciudad y el puerto de San Marcos con el objetivo de abastecer la construcción de edificios y barcos. Sobre los tablones era necesario que se colocara una persona que, esquivando piedras y curvas, llegaba a la costa en un abrir y cerrar de ojos. Ahora, poco quedan de esos tablones de manera, la mayoría de la tablas son de metacrilato y algunas, incluso, lucen luces led, graffitis y decoraciones de todo tipo. Sin embargo, el olor a tea sigue siendo irremplazable para muchos.




Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine