Blog 
Tómatelo en Serie
RSS - Blog de Ana B. Morodo

El autor

Blog Tómatelo en Serie - Ana B. Morodo

Ana B. Morodo

Sobre este blog de TV

"Tómatelo en serie" es un blog dedicado a las series de TV. Aquí os iremos contando las novedades más interesantes del mundo de la pequeña pantalla y revisando series y temporadas del momento.


Archivo

  • 26
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Se acerca el Invierno...

    Juego de Tronos, basada en la serie de libros de George R.R. Martin, ha sido sin duda una de las revelaciones de esta temporada tanto en Estados Unidos como en nuestro país. Los enfrentamientos, ya sean dialécticos, estratégicos o de espada, entre las casas Stark, Lannister, Baratheon o Targaryen han atrapado a millones de personas en todo el mundo. Pero, ¿qué tiene Juego de Tronos para que haya causado tanto furor entre un público muy diverso?

    La historia se sitúa al final del verano, cuando se avecina un previsible largo invierno. Dentro del Reino conviven varias casas, entre las que destacan los Stark en el Norte, los Baratheon y los Lannister, emparentados en la corona. Los Stark, cuyas tierras se extienden hasta el Muro, donde la Guardia de la Noche defiende el Reino, forman una familia bien avenida, salvo por la relación entre Lady Stark y el hijo bastardo de Lord Stark, Jon Nieve. Los Lannister son una familia rica y a ella pertenece la Reina Cersei, casada con el Rey Robert, de la casa de los Baratheon. La Reina tiene un hermano mellizo, Jaime, apodado “mata-reyes” por haber acabado con el Rey Loco. El tercer hermano en discordia es Tyrion, un enano que pasa más tiempo entre placeres carnales que buscando honor y gloria.

    Fuera del Reino, en el exilio se encuentran Viserys y Daenerys Targaryen; el primero busca desde el exilio recuperar el trono y esto pasa por casar a su hermana con Khal Drogo, jefe de la tribu Dothraki. Alrededor de ellos se mueven numerosos personajes que mantienen con creces el nivel de una serie en la que ni los protagonistas tienen la supervivencia asegurada.

    Con sólo echar un vistazo al piloto de la serie podemos decir que Juego de Tronos tiene de todo dentro del género: grandes señores feudales, enfrentamientos entre casas, intrigas palaciegas, romances que se vuelven en contra, bastardos, rehenes, lucha de espadas y conspiraciones.

    Esta mezcla de ingredientes se desarrolla bajo la tutela de la HBO, que desde hace algunos años equivale a sello de calidad en cuanto a producción de series se refiere. Suyas son Treme, True Blood, Boardwalk Empire o El Séquito (Entourage), series que pueden gustar más o menos, pero que sin duda presumen de estar hechas con esmero.

    El casting está exquisitamente realizado. Cuesta imaginar un Lord Stark mejor que Sean Bean, con algunas reminiscencias de su Boromir en El Señor de los Anillos, una Reina Cersei mejor que Lena Headey, la reina Gorgo de 300, o un Khal Drogo más logrado que Jason Momoa, el futuro Conan.

    Para aquellos que prefieran la parte bélica de este género quizá encontrarán que la primera temporada se queda algo corta de enfrentamientos en campo abierto, pues el final de la primera parte de la saga se centra más en situar posiciones. Pero no por ello carece de acción, ya que una vez que quedan hechas las presentaciones, se pasa a la acción rápidamente en lo que tardan en llegar el Rey Robert y su séquito a Invernalia.

    Otra de las cosas que llama la atención de la serie son los soberbios finales de capítulos que presenta, impactantes de tal forma que los que no se hayan desesperado al seguir la serie semana a semana, agradecerán ahora tener todos disponibles y no tener que tirarse de los pelos, especialmente con el final del penúltimo episodio. Otro tema será el tener que esperar casi un año hasta la segunda temporada.

    La calidad de la serie no ha pasado desapercibida en las nominaciones a los premios Emmy, y la serie se ha hecho con 13 nominaciones, entre las que destacan las de mejor Serie Dramática y mejor actor secundario para Peter Dinklage (Tyrion Lannister).

    En definitiva, Juego de Tronos tiene merecida su fama. Todo está cuidado al detalle y cumple en ser una serie que tiene en cuenta tanto a los fans de la saga (antes literaria, ahora también televisiva) como a los neófitos.

    Sirva esto como presentación de la serie para quien aún la desconozca. Próximamente, la crítica de la primera temporada.

    Cuando se juega al Juego de Tronos, sólo se puede ganar o morir (Cersei Lannister)

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook