Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 14
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Stoker' - El festín del chef Chan-Wook

    Nos hemos equivocado, todos, con el titular al que hemos unido 'Stoker' desde el mismo momento en el que salió a la luz el proyecto. "El salto de Park Chan-wook a Hollywood", decíamos. Y no. Hollywood ha dado el salto a Park Chan-wook, que no es lo mismo. El director surcoreano ha hecho absolutamente suya una historia que, en manos de otro, cualquiera, podría haberse quedado en tierra de nadie, convertido en un homenaje a Hitchcock de andar por casa. Pero no. El genio responsable de obras maestras tan impresionantes como 'Old Boy' o 'Sympathy for Mr. Vengeance', despliega todo su arsenal visual y estético para dar forma a una película que se convierte en un tesoro en el desierto en el que se ha convertido nuestra cartelera. Una experiencia sensitiva de primera categoría, un cuento tétrico y sombrío sobre el despertar sexual, los traumas adolescentes, la pérdida de la inocencia, el hacerse mayor a través de la sangre y el sexo, los silencios y los gritos, la pérdida y la resurección. Todo está condensado en un trabajo mayúsculo que no permite al espectador la más mínima pausa, a pesar de ser de todo menos trepidante. 

     

    Si pestañeas en 'Stoker' es probable que te pierdas, mínimo, una imagen hermosas y, lo más importante, necesaria para entender el universo que estás habitando de manera activa. Porque estamos ante una película que, trazando un imposible paralelismo con el cine de Malick, atesora las mejores capacidades para explotar las sensaciones del espectador. Entras en la película y no sales. No te da esa oportunidad. Chan-wook rueda con la maestría y seguridad que solamente tienen los genios, derrochando personalidad, carisma e imaginación en cada plano, sin excepción. El resultado, que podría haberse convertido en un ejercicio de estilo prepotente y egocéntrico, es un trabajo hipnótico, poderoso, espectacular y sutil a partes iguales. Un disfrute absoluto. Lo mismo que ocurre con la interpretación de su protagonista, Mia Wasikowska, que, con una madurez asombrosa, carga con el peso de la película a sus espaldas comiéndose con patatas al resto del reparto, un correcto Matthew Goode y una notable Nicole Kidman que, en los últimos años, paece haberse reencontrado con su mejor versión.

     

    Una ducha, una cena, una araña, unas cartas, un baile, un piano o un tobogán, cualquier elemento o situación se convierte en sombría y turbia  poesía en 'Stoker', todo es hermoso de observar, de escuchar, de disfrutar con los ojos bien abiertos. Y, aunque puede que la historia no esté a la altura titánica del envoltorio, 'Stoker' se convierte por derecho propio en uno de los thrillers más potentes y sorprendentes de los últimos años. Un festín visual dispuesto por el chef Chan-wook, un tipo capaz de llevar a toda una industria a su terreno en una apuesta arriesgada pero digna de aplauso por el atrevimiento y la seguridad demostrada. Exige la máxima atención, toca dejarse capturar por una película que, a cambio, te regala un incalculable número de escenas asombrosas. Aproximadamente, una cada dos minutos. Dura cien. Saquen números. Y no se olviden de aplaudir.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook