Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 23
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Rush' - La adrenalina de la rivalidad

    'Rush'  -  La adrenalina de la rivalidad
     
     
    Dice el profe Luis Francisco Castillo en su artículo '¿Cómo ha evolucionado la Fórmula 1 desde James Hunt y Niki Lauda?' que la relación entre los dos protagonistas de esta espléndida 'Rush' era "una rivalidad dentro y fuera de la pista que, en el fondo, no era sino una suerte de admiración mutua por una forma de entender la competición y la vida completamente distinta a la suya". Dificil explicar mejor lo que Ron Howard cuenta en la que es, sin duda, su mejor película desde 'Frost contra Nixon' y, posiblemente, su trabajo más redondo. Porque en esta historia de rock and roll stars, suicidas enamorados del deporte y deportistas enamorados del suicidio, egos bañados en alcohol y egos bañados en café entre mecánicos de madrugada, la batalla no se libra solamente en las carreras sino que, lo realmente importante, sucede en la parte de atrás, en los tiempos de espera, en los medios de comunicación. Es en esos tableros donde se libran las partidas más intensas, donde se forjó una relación que no es complicado relacionar, reiterando las comparaciones musicales, con unos Lennon y McCartney del motor. O, mejor dicho, unos Jagger y Richards.
     
    El primero, James Hunt, el caos, la libertad, puro impulso. El segundo, Niki Lauda, la intensidad, el perfeccionismo absoluto. Terremoto contra equilibrio. Fiesta hasta el amanecer frente amanecer en el taller. Lo que estos tipos consiguieron, marcar una época, aumenta su importancia cuando se combina con la épica del deporte, con los giros imposibles de un guión de hierro que cuesta creer que nadie hubiera intentado trasladar a la gran pantalla antes. Porque están todos los elementos necesarios para dar forma a una gran película. La emoción, el vértigo, la adrenalina, el drama, todas las piezas de un puzzle que Howard unifica con las herramientas del mejor cine. Ayudado por un reparto en estado de gracia, con unos inmensos Chris Hemsworth y Daniel Brühl mimetizándose con sus personajes, Howard reitera sus virtudes como artesano de Hollywood pero eleva su listón con un trabajo de dirección arrebatador, con capacidad para transmitir todo el nervio y la pasión, que a veces causa admiración y otras, literalmente, miedo, con el que se vive este deporte desde dentro. 
     
    Con un sobresaliente apartado técnico donde destaca la fotografía de Anthony Don Mantle y un trabajo de montaje digno de aplauso, 'Rush' consigue convencer incluso a los no amantes de la Fórmula 1 como hicieron en su día 'Toro Salvaje' o 'Million Dollar Baby' con el boxeo o, más recientemente, 'Moneyball' con el beisbol. ¿El truco? Mirar más allá, destacar y subrayar los aspectos más conocidos del deporte pero usándolo como trasfondo, como contexto, para profundizar en la mentalidad de las personas que lo elevan a algo más allá. En este caso, cuando se apaga el rugido del motor, es cuando se pisa el acelerador para alcanzar la meta de la emoción de una película que se sitúa ya entre las mejores de este año que está llegando a su última vuelta. Un adelantamiento a tener en cuenta, un chute de adrenalina y cine. Y si los Rolling Stones venden todas las entradas de sus conciertos en tiempo récord, ¿por qué va a ser tarde para descubrir a Hunt y Lauda? Las historias inmortales es lo que tienen. 

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook