Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 05
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Noé' - Sin tierra firme

     

    Cuando nos enteramos de que la nueva película de Darren Aronofsky iba a ser una adaptación a la gran pantalla de la historia bíblica del arca de Noé, muchos empezamos a dar forma en nuestra cabeza a lo que podría salir de esa combinación.  Las posibilidades eran tantas, tan descabelladas y temerarias, tan expectantes y cautelosas, tan ansiadas y dubitativas, que se nos pasó valorar la opción que finalmente ha sido, la de La Nada. Porque, la mezcla de uno de los directores más arriesgados, originales e imaginativos aparecidos en los últimos años, responsable de dos obras tan apasionantes, excelsas, como 'Réquiem por un sueño' y 'Cisne Negro', con esta historia de múltiples lecturas ponía los dientes largos, se las prometía felices y dejaba infinito margen para una sorpresa que, al final, no ha sido. 'Noé' es una película que se deja ver, que cumple las dosis mínimas de entretenimiento, que navega entre dos aguas, las del espectáculo de aventuras y acción para toda la familia y el drama humano, reflexivo y profundo más pretencioso que conseguido. Y pare usted de contar. Nada más que rascar en una película que por ambiciones y responsables, debería haber dado mucho  más. Muchísimo.

    A pesar de algún que otro destello de genio, como ese primer riachuelo o la explicación del origen del universo, Aronofsky deja aparcada su personalidad, su creatividad y su ingenio a favor de la taquilla, de las explosiones y monstruos, de los golpes y gritos, las catástrofes y los romances imposibles. En este sentido, 'Noé', encuentra mejores momentos en su apartado más grandilocuente, especialmente en un asalto al arca que, pese a no ser más que un refrito de otras cintas, termina siendo bastante espectacular. Sin embargo, en el plano intimista, el guion firmado por el propio director y Ari Handel, se muestra bastante torpe, incapaz de dotar de alma y sentimientos a unos personajes que, más allá del protagonista interpretado por piloto automático por Russell Crowe, aparecen y desaparecen en la historia sin dejar la más mínima huella. Sirva como ejemplo ese Matusalen con el rostro de Anthony Hopkins que parece estar en otra película totalmente distinta. Pese a todo, siempre es un gusto ver la evolución constante de Emma Watson y disfrutar de la presencia de  Jennifer Connelly, una gran actriz perdida en una carrera repleta de decisiones fallidas. 

    Al final, cuando pasan esos 138 minutos, la sensación de decepción es inevitable, más por lo que pudo haber sido que por lo que es. Porque 'Noé' puede aportar algo de reflexión sobre la moralidad y la ética frente a las creencias totales y enfermizas, servir como crítica actual de lo poco que hemos evolucionado, ser una crítica hacia el ser humano, subrayando sus aspectos más oscuros pero, por encima de todo eso, es una cinta de aventuras destinada a la pura evasión. Y es una decisión totalmente respetable, claro, pero uno, a los cineastas a los que admira, con razones de peso, siempre les debe pedir algo más. Tenemos discurso épico bajo la lluvia pero nos quedamos sin riesgo, sin originalidad, sin ideas nuevas, radicales, diferentes. Tenemos un superhéroe, un villano del todo a cien y nos quedamos sin escenas ni momentos para el recuerdo. Tenemos un diluvio y nos quedamos sin tierra firme.Tenemos un blockbuster al uso. Nos quedamos sin Aronofsky. 

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook