Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 16
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'La Jungla: Un buen día para morir' - Así no

    En una década donde la pirotecnia visual, el gran espectáculo de golpes y explosiones, anda en permanente pelea con la acción tradicional, los mamporros sacados directamente de la sección ochentera del videoclub, donde el espectador amante del género se pirra tanto por los 'Transformers' de Michael Bay como por los mercenarios de Stallone, el lugar privilegiado de John McClane estaba preparado para ser tomado de nuevo por Bruce Willis. Cuatro entregas anteriores, notables todas ellas, ninguna especialmente memorable, servían de alfombra roja para que el tipo que siempre está en el lugar y el momento más inoportuno, se enfundara de nuevo su camiseta blanca y diera una nueva dosis de su show palomitero. 'La jungla de cristal 5', ahorraremos el titulo obvio que se le ha dado en nuestro país, nos trae de vuelta a uno de los heroes de acción más carismáticos del cine, para que se enfrente al más dificil todavía, levantar una película que hace aguas por todas partes.

     
     
    Esta nueva entrega dirigida por John Moore, al que le debemos estupideces del tamaño de 'Max Payne' o el remake de 'La Profecía', contagia su torpeza al resto de factores de una película que, a diferencia de sus antecesoras, se preocupa poco o nada en justificar, aunque sea un poco, sus escenas de acción. Evidentemente, no se le pide un guión de hierro o una sucesión de giros que nos dejen con la boca abierta, pero si que se debe exigir un mínimo de coherencia, un respeto que pierde en el momento en el que su protagonista decide destrozar media Moscú sin mayor razón que la de hablar con su hijo. Porque, en el desastroso guión firmado por Skip Woods, el conflicto paterno filial es el elemento 'dramático' que sirve, exclusivamente, para que Willis y Jai Courtney, uno de esos actores al que pedirle un mínimo de expresividad se antoja misión imposible, se enfrenten a las peores líneas de diálogo que se han escuchado en toda la saga. La trama, por estúpida, tampoco merece mayor comentario.
     
     
    Es probable que, ni siquiera los que se acerquen a esta nueva entrega desde la nostalgia y el cariño al personaje, terminen disfrutando de una propuesta carente de ritmo, sin atisbo alguno de humor, capaz de despertar la verguenza ajena en algunas escenas que anulan la simpática autoparodia para demostrar una falta total de cariño y respeto hacia sus personajes. John McClane, pese a estar interpretado por un Bruce Willis con el piloto automático más puesto que nunca, sigue siendo un personaje muy potente, con presencia e identidad propia, capaz de estar por encima de un despropósito como éste. Esperemos que en la sexta entrega, ya confirmada, decida poner punto y final a una saga que jamás se mereció un tropiezo de estas dimensiones. Está claro que no era un buen día para morir, Bruce, pero tampoco para regresar. Así no.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook