Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Director y presentador de 'A día de hoy', 'El Submarino' y 'Metrocine' en Metrópolis FM. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine y series. El cine es el primer arte,...

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 04
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Blancanieves' - Colorín, colorado

     Érase una vez un director con una idea loca, un arrebato de genio empedernido y convencido, un grito a un cielo cada vez más marcado por el tópico, empeñado en reinventar un cuento mil veces contado, una historia manida que, además, se encuentra en un apogeo inaudito con tres adaptaciones diferentes en menos de un año. En su cabeza, 'Blancanieves' no es un mundo de colores y silbidos armoniosos, ni una oscura aventura para todos los públicos, ni mucho menos una parodia de sí misma, no, para ese director es una oportunidad de indagar en los sentimientos humanos, en las motivaciones, una fuente inagotable de muerte, amor, tristeza, esperanza, resurección, locura y odio, envidia y pasión. Y puede ocurrir hoy, mañana o en una arrebatadora Sevilla de los años 20 donde el flamenco y la tauromaquia ponen banda sonora y universo al desaliento de unos personajes que habitan en el blanco y negro más luminoso que uno pueda imaginar. No importa que el año pasado un tal Michel Hazanivicius conquistara al mundo entero con una obra maestra, supuestamente, similar llamada 'The Artist',  el director llevaba cocinando este festival para los sentidos desde mucho antes. Sobraban argumentos y razones. El tiempo, esquivo y malintencionado, también puede poner las cosas en su sitio, otorgar galones y medallas y dar la mano al valiente. Como sucede en esta ocasión.

     

    El director no estaba solo, le acompañaban en su arriesgadísima tarea, un conjunto de intérpretes  superdotados, capaces de superar cualquier expectativa, de otorgar vida al silencio. Entre todos ellos, dos caras. Una, nueva, llamada Macarena García. La otra, consagrada, llamada Maribel Verdú. Ambas hipnotizan, conmueven, hacen reír y llorar, emocionan con un solo movimiento de cejas, con una mirada llena de envidia, compasión o triunfo. Suman a un cuento oscuro, cautivador en unos primeros 45 minutos apabullantes, repletos de cine, de ideas, de genialidades que traspasan la pantalla, que sufre un pequeño bajón en su tramo central, demostración de que la perfección pocas veces existe, aunque después nos eleve con un desenlace maravilloso, melancólico, tan extraño y conmovedor como las lágrimas que retumban en las entrañas de un circo ambulante. Es en su epílogo, donde este cuento se cubre de gloria en su belleza, en especial, con un último plano maestro.
     
     

    Tras muchos esfuerzos, más de los que un servidor podría imaginar, el director asiste con orgullo al triunfo de su obra, recibe gustoso los primeros premios (Premio Especial del Jurado y Mejor Actriz en San Sebastián), vendrán más, y respira aliviado con la respuesta de un público que comulga con la propuesta y que, ojalá, sea capaz de correr la voz y otorgarle el éxito merecido. Porque estamos en tiempos donde los cuentos no tienen finales felices, los riesgos brillan por su asuencia, confundimos la genialidad con lo absurdo, y viceversa, y cada vez es más complicado encontrar una flor en el barro. Este director ha conseguido convertir este cuento en una película excepcional, asombrosa en su montaje, con una música maravillosa, renovando y engrandeciendo una historia sabida por todos. Entre toros, palmas flamencas, bailes de comunión, vaquillas y 'olés', 'Blancanieves' emerge como un hito, en varios sentidos, dentro del cine español de la última década. Un triunfo para todos, sí, pero sobre todo para ese director que se agarró a su idea y que se llama Pablo Berger. Colorín colorado, ojalá y este cuento nunca hubiese acabado. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook