Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 20
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Viva la Pepi!

    ¿Jeta? ¿Cerril? La dos cosas. La Pepi, una servidora gaditana, cumple 200 años y no estoy para las sandeces del oportunista de turno. Es verdad que no hay que tener miedo a las reformas. Pero a las reformas progresistas y equilibradas. Yo fui una de las más liberales de aquella época y di el primer paso para suprimir los privilegios del antiguo régimen absolutista.

    De la abolición de los señoríos o del sistema autocrático al democrático con mis principios de libertad e igualdad. Aun así, y hoy me avergüenzo, defendía la confesionalidad estrictamente católica y no contemplé ningún derecho para las mujeres, aunque se posibilitó el avance en la igualdad entre sexos a través de derechos y libertades reconocidos con carácter general. La culpa no fue de la Pepi, sino de los sesudos constitucionalistas de entonces.  

    Qué graciosos son los que ahora se aprovechan de una servidora gaditana con fines electorales ante la proximidad de las urnas andaluzas y para justificar el peor conservadurismo posible y el espíritu reacionario que nos inunda con todo su esplendor. Qué valientes son quienes pregonan la valentía de los ajustes y recortes.

    Los mayores inmovilistas y retrógrados dan lecciones de casposo reformismo y contra la resignación. A esto se le llama reaccionar con admirable fortaleza y determinación frente a las adversidades. Los ciudadanos vuelven a ser perritos falderos dadas las circunstancias y pese a mi buena amiga, la joven Consti del 78.

    Más apagada la pobre que nunca, por mucho que diga lo contrario el tal presidente de la cosa gubernamental. Defiende el bienestar de la población atándola de pies y manos. Votar a Javi en la arena política de las elecciones es tanto como aplaudir los gruesos ataques del jefe y de toda la banda impopular. Todos ellos vocean "¡Viva la Pepa!" Es decir, arriba el regocijo, la corrupción, el alboroto y el desahogo de los vividores. "¡Vivan las cadenas!", grita el coro refiriéndose a los demás. Por supuesto.            

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook