Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 26
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Único camino

    Llevan toda la razón los que pregonan que no existen alternativas ante la crisis. Las propuestas para crear empleo y bienestar social consisten únicamente en las medidas que se están aplicando. No hay otros senderos ni falta que hacen. ¡Bobadas! Los poderes económicos, la patronal y los ajustes políticos e institucionales, en función de los más poderosos intereses, representan el buen camino que debemos transitar por nuestro propio bien.

    No prestemos el menor caso a ninguna alternativa. El terrorismo financiero es completamente lógico y asumible. Como también lo es que los salarios no hayan crecido en los últimos quince años. Que bajen es mucho más coherente. Los sueldos han estado por debajo de nuestras necesidades. Conforme. Pero no podemos vivir por encima de nuestras posibilidades. 

    Es muy comprensible que las diferencias salariales entre directivos y asalariados aumenten. Comprendo, sí, que los servicios sociales ocupen una mínima parte del presupuesto. El gasto público y los sueldos han de reducirse con el fin de generar trabajo y riqueza. Tarta para los de arriba, migajas para los demás como corresponde.

    Los ricos no tienen que pagar impuestos. Lo contrario es infame. Páguenlos los trabajadores con nómina y a callar. Me incluyo, por supuesto. No veo otra opción más seria y eficaz. Quédense las empresas más importantes con sus ganancias. Lo mismo se puede decir de las grandes fortunas. Y vivan el refugio de los paraísos fiscales y otras triquiñuelas con la bendita ayuda de los bancos, sus cómplices, de cara a desviar y esconder sus fondos.

    Los despidos, el paro y los planes de austeridad dirigen nuestra economía hacia el desastre... ¡Perdón, perdón! Hacia el progreso. De los de siempre. Lo natural. Asúmanlo ustedes y sean felices sin comer perdices.    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook