Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 11
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una vez al año...

    Celebro los días internacionales de la mujer poniéndome el mandil para hacer las tareas de la casa. Barro con el plumero y limpio con la escoba los muebles. Contribuyo a la causa femenina fregando el suelo con un cepillo y sacudiendo el sofá con la fregona.

    Lavo los platos utilizando el lavaplatos, conecto la lavadora para meter sólo una servilleta con una mancha de aceite, dejo los cristales más sucios todavía, después de restregarlos con un trapo lleno de polvo, y dejo limpio el lavabo ensuciándolo más aún. 

    Lleno la cesta de la compra a base de cervezas y suelo provocar llamas en la cocina al freír un par de huevos. Lo importante es aportar y celebrarlo. Felicitar a tu esposa y no permitirle que haga todas esas labores que no tienen que ser propias de su sexo. 

    O sea, que sirvo la comida en la mesa cayéndoseme algún vaso o derramando la sopa. Fría, sí. Tiendo la servilleta en la cuerda y se me cae a la calle. Plancho lo que sea y sale humo. Llevo a los niños al cole, los recojo, confundiéndome y llevándome otras criaturas, y les pongo de merienda un mendrugo... 

    Como han visto, celebro los días internacionales de la mujer poniéndome el mandil para hacer las tareas de la casa, dulce casa. Sólo el día que toca. Ese día sólamente. Porque el día después vuelvo a lo mío y dejo a mi señora que barra con la escoba y limpie los muebles con el plumero. Como siempre. Como Dios manda. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook