Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 28
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una de animales

    En mi casa tengo un tigre. Un día le compré un traje de rayas y un bigote. Una vez se comió a mi suegra. Le dije que eso no se hace y le di un terrón de azúcar como trofeo. Otro día arañó a un vecino y le destrozó la cara. Tuvo que comprarse una nueva. Diferente, eso sí. La misma no la tenían en la tienda. Tener un tigre está muy bien por si entra algún ladrón en tiempos de crisis. Pero esto no funciona siempre. Un caco se coló en mi hogar, dulce hogar, y me robó la tele, a Dios gracias, y el tigre. Así que me compré un caballo con cola de caballo y todo. Duerme en la terraza, aunque cuando hace mucho frío le meto dentro para que no se le enfríe la cola. Ahora voy a la calle en caballo en lugar de ir en coche. En vez de gasolina, gasta alfalfa. No echa CO2 al aire a pesar de ser un caballo con muchos humos... Le digo que gire a la izquierda y gira a la derecha. No sé si eso tendrá alguna intención política... O sea, que los guardias te ponen multas por conducir mal. Digo yo que podrían ponérselas al cuadrúpedo. Hace poco se le pinchó una pata y le compré una de repuesto. No le funcionaba el carburador y le llevé al taller de arreglar caballos. ¡Menuda factura! Estoy pensando en venderle y en comprarme otra cosa. Un pariente tuvo un caimán. Una noche le fue a dar la cena y le comió un brazo. Le quitó la dentadura postiza, se hizo con él un bolso y se lo regaló a la abuela. Creo que podría comprarme un camello y montar en él a los turistas para ganar una pasta. O disfrazar de camello al caballo. Los camellos usan dos jorobas y nosotros, en época de recesión o no, ya ven, estamos jorobados.    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook