Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 04
    Julio
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tonto de verano (1)

    Los bañistas se instalan sus calzones para mojarse porque ya toca. Lo dice el guión del verano. Y las normas deben cumplirse. Se lanzan al agua todos juntos y salen del agua con la intención de secarse en sus toallas hasta quedar completamente secos y recién planchados.

    Posteriormente se sientan bajo las sombrillas y leen las páginas de fútbol. Al rato vuelven a meter el pie en el agua. O el codo. De nuevo la toalla, la sombra… Fuman y tiran las colillas en la arena para no perder las buenas costumbres. 

    Tonto de verano (1)

    Observan el espectáculo playero con atención, sobre todo cuando pasan las chicas monas, y miran al tendido cuando circulan las gruesas damas. Los bañistas van a la playa con sus señoras bañistas que llevan trajes de baño y se ponen a leer esas cosas tan interesantes sobre el veraneo de los famosos, y más tarde se mojan solo las pantorrillas, no sea que algún pez gordo les muerda las nalgas.

    Es preciso embadurnarse con la crema antisolar, y embadurnan al marido, que se quema la espalda y todo lo demás, si no, y tendría que dormir de pie en un rinconcito. Pasan los minutos, algunas horas… Los bañistas con calzones y las bañistas con trajes de baño siguen en la playa, como ordenan los cánones veraniegos, mojándose, secándose y poniendo en acción las demás maniobras del rito estival.  

    Tonto de verano (1)

    Toman un bocadillo y una pera y duermen. Ni puede faltar otro chapuzón más adelante. Al final se van a su hogar, caluroso hogar (al apartamento o al cuarto del hotelito), para volver al día siguiente a repetir la jugada. Lo dice el guión del verano, y las normas deben cumplirse. Por supuesto. 

    Pinchen este enlace de cine veraniego  https://youtu.be/cO_YsS9XN4M    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook