Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 02
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sucia, sucia, sucia

    Mi tío vive en una ciudad sucia, sucia, sucia aunque quiera ser limpìa, limpia, limpia. La culpa no es del chachachá. La culpa la tienen seguramente todos. El personal puede ducharse dos veces al día, pero eso no impide que se ensucien las calles. Eso sí, los cepillos barren los suelos y las mangueras intentan lavar. Unos tiran papeles en su sitio y otros los lanzan en cualquier parte. Tiran gomas de mascar y otras cosas que sólo deberían ponerse en la basura. Muy diferente es la ciudad en la que habita un servidor. En la mía no hay una mota de polvo. El suelo está reluciente y hasta se podría comer sopa en él. Y no es que haya alguien que la tome así. Las paredes brillan como un espejo en el que uno puede verse la cara de listo o de tonto que tenga. Los ciudadanos mantienen limpia su ciudad a toda costa. Sacan plumeros a la calle, cepillos o fregonas. Donde mi tío reside, el perfume de la alcaldía y la flor en la solapa pueden disfrazar la suciedad para que ésta se note un poco menos. Pero no es cuestión de usar bombín y pantuflas a la vez. Las grietas y las baldosas desconchadas seguirán viéndose. O la roña en muchas paredes y en el asfalto.    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook