Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 23
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sofocos veraniegos

    Cortan el aire a la población y, así las cosas, no la dejan respirar de cara al futuro. De todos modos, la deuda pública española se dispara hacia las nubes y supera el umbral histórico del billón de euros. La herencia, en todos los sentidos, que recibirá un posible gobierno de diferente color va a ser antológica. Un lastre para superar los problemas, aunque será la única forma de borrar y de transitar con otras posibilidades.

    Se sabe que la deuda pesa más cuando sube menos el precio de la vida. O sea, que la baja inflación no es un buen aliado. Ya ven que el orden establecido, o desorden más bien, siempre perjudica a los de siempre. De una manera u otra. Naturalmente, el presidente lo celebra en sus vacaciones y esgrime las tijeras de los recortes con orgullo.

    Las reformas “tienen que seguir”. Ahora bien, los esfuerzos sólo consisten en los sudores y las lágrimas de la ciudadanía. Que no se despeinen nunca los sujetos bien peinados. Para mantener el Estado de bienestar es necesaria una “economía competitiva” en Europa, lo que “requiere seguir adelante en las reformas, que empiezan a producir resultados”. Sin duda. Se ven y se experimentan perfectamente. Sostener el bienestar necesita que éste sea liquidado o reducido a la mínima expresión. Queda mucho por hacer. Cierto. Quiera Dios que sea con otros. 

    La crisis del Ébola mata. Pero también se propagan otras epidemias, como la precariedad galopante en muchos aspectos, y no sirven las medicinas o las cosas que intentan atajarlas. Al contrario. Las estimulan y las consolidan. La realidad canta. Por eso, el jefe del Ejecutivo reclama al Consejo de la UE que se siga liderando “una política contundente que vaya contra la inmigración ilegal”, a propósito de la llegada masiva de personas a Melilla. No obstante, el señor presidente se pone la careta de buen samaritano y solicita ayuda para quienes pretenden irse porque no viven en sus países con dignidad. Lo dice uno de los mejores expertos en estrangularla y el máximo responsable de la huida de jóvenes más allá de nuestras fronteras.

    Por si fueran pocas las hazañas de este hombre, decide sacar adelante la reforma electoral con el fin de promover la elección directa de alcaldes. Éste es el sentido de la pluralidad. El método infalible de “regeneración democrática” para terminar de hundir esta resquebrajada democracia.

    “Bienestar y empleo” desea el nuevo secretario general socialista en su decálogo de medidas económicas. Busca que la canciller alemana lo asuma y que dé un giro en la política europea a base de inversiones públicas y un plan de garantía social. Esta señora continuará su rumbo. El presi español seguirá a sus pies.

    Sobre las prospecciones petrolíferas que el Gobierno quiere autorizar en aguas de Baleares, los de Ferraz defienden un modelo energético alternativo y, por tanto, aspiran a ser la alternativa, ya que “España no va bien como consecuencia de las políticas económicas que los conservadores están implementando en Europa”. A la vista está. Falta hace que con diferente brújula se pueda navegar y llegar a puerto en mejores condiciones.   

    Vale que el líder socialista pretenda ofrecer en septiembre un “paquete de medidas de limpieza democrática” que pueda cerrar la brecha entre los ciudadanos y los políticos. Esa y otras limpiezas exigen una escoba más potente y que la población sacuda un profundo puntapié en la retaguardia popular. El próximo año de elecciones será una magnífica ocasión para que los votantes intenten aliviar tantos sofocos.         

     Pinchen este enlace y vean una escena imprescindible de Wall Street, la película sobre la “codicia buena y legal”, en nuestra terraza de verano: http://youtu.be/T9KwzK1kAbg   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook