Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 07
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Se puede?

    No tengo techo ni trabajo. Nada de nada. Por eso quiero ir a la cárcel para solicitar una celda que sea mona. No digo yo una de lujo, pero sí con estufa y un buen colchón para roncar bien de noche. Allí desayunas, comes, cenas... Y ahora mismo ni desayuno, ni como, ni ceno. Duermo en un cartón a la intemperie... 

    O sea, que voy a ir a la cárcel para pedir cobijo, mesa y mantel. No sé si habrá sitio o si me admitirán. Como no soy un ladrón ni un asesino... Soy incapaz de matar dos moscas. Ni siquiera una. Podría robar un banco para que me metieran más fácilmente en la cárcel... Más delito es lo que roban ellos a la gente que robar una sucursal bancaria. Pero no. Tampoco soy capaz de robar una. Ni a nadie. No tengo pistola. Como no robe apuntando con el dedo... La única opción es pedir respetuosamente una celda por tiempo indefinido. 

       -¿Se puede? Pasaba por aquí y me dije... 

       -Lo siento, caballero. Si usted no ha hecho nada malo no podemos encerrarle.

       - ¿Y qué quiere que haga?

       -Lo que hace cualquiera que va a la cárcel, claro.

       -¿Y si le rompo la nariz de una bofetada?...

       -Le denuncio.

       -Entonces iría a la sombra por agresión.

       -Depende del juez correspondiente.

       -Le rompo a usted la cara del todo y seguro que me detienen y me encierran.

       -A mí no me la rompa porque se la rompo yo también y nos enchironan a los dos.

       -Lo único que quiero es que me encierren por caridad.

       -¿Tiene usted recomendaciones?...

    Pues no. No tengo. Aquí sigo. Al aire libre. No, no te meten en la jaula por las buenas. Ni delinquiendo con guante blanco. La ley respeta los derechos humanos y sería una injusticia. Lo justo es que los que nos saquean no vayan al talego y que muchos tengamos hambre y frío en plena calle. Y no tener perspectivas de que esta esperpéntica realidad se arregle con eficacia.

     

      

             

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook