Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 13
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Riau-Riau

    Se lanzó un nuevo chupinazo desde la terraza para celebrar el principio del fin de la crisis. Ropa blanca, pañuelos rojos y ambiente de juerga con una de las actividades más conocidas. Pero los encierros de este año consisten en un recorrido detrás de toros con dos patas. Los cabestros, que son unos muchachos excelentes y siempre lo serán, les guían hacia su meta.

    La carrera culmina en el ruedo. De ahí a los corrales de la plaza. Corren los morlacos con sus trajes severamente oscuros y sus poderosas astas adineradas. Los mozos del pueblo y de otras nacionalidades les persiguen para que corran más rápido... Algunos les tiran de los rabos o resbalan en las curvas. Todo ello en honor a San Fermín, personaje al que los malos de la película decapitaron a principios del siglo IV.

    Como es tan santo, hoy conserva la cabeza en su sitio perfectamente. El gentío canta y baila el Riau-Riau y ovaciona porque los responsables de la recesión están entre rejas hasta que salten a la arena para ser lidiados. El patrón Fermín alienta a los corredores y da su bendición a todos. Las ganaderías, por cierto, cambian.

    Hay bichos de las más altas esferas internacionales y otros de aquí. Autoritarios, ricachones, defraudadores... Un bando prohibe terminantemente a las reses maltratar a las personas, propinar patadas o subirse encima de ellas. Hay gigantes de los derechos y cabezudos de la libertad. Los alguacilillos controlan y las mulillas salen a dar una vuelta con sus cascabeles. 

    Las bandas tocan pasodobles y los ciudadanos aplauden el final de los caraduras de la recesión. Explotan los fuegos artificiales y los gaiteros tocan la gaita a todos los señores y señoritos... Los peces en la fiesta beben y beben y vuelven a beber. Esta misma tarde habrá una corrida con el más selecto ganado de la UE y de nuestro solar patrio. Finalmente, el Pobre de mí se ha transformado en el Aleluya, de Händel.    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook