Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 08
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Que no se rompa la fiesta

    Se sabe que la fractura social galopa y que el deterioro se amplía tranquilamente. Ahora bien, la ciudadanía está en buenas manos. Que continúen la fiesta y la cronificación generacional de estas situaciones en el futuro. No contengamos la desigualdad ni hagamos que recule. Y que las consecuencias de la precariedad sean peores en unos años.

    Quedémonos tan felices ante la incidencia en los problemas de salud, ya que un notable número de individuos no puede comprar medicinas o seguir tratamientos. Veamos la crisis como una bendición de las alturas patrocinada por los dirigentes. Una parte de la población ha reaccionado a las dificultades económicas con el refuerzo de los apoyos hacia la gente más cercana. Una forma de estrechar las relaciones sociales y familiares. Demos las gracias. Y que nuestros heroicos ancianos sigan manteniendo a las familias con sus abultadas pensiones.

    Si la educación es importante de cara a resistir a la exclusión social, lancemos cohetes y serpentinas porque las casas que tienen una persona con estudios superiores representan sólo un 7% del total de los afectados. Naturalmente, los informes de Cáritas “no se corresponden con la realidad”.

    Es lo que tienen las mediciones estadísticas. Se equivocan. Más aún en este caso. Así que esta organización no debería provocar debates en este sentido. No está bien soltar que España es el segundo país de la UE con el mayor índice de pobreza infantil, superado por Rumanía. Menudo disgusto para un Gobierno que tanto lucha a favor de los trabajadores y de los más débiles.

    La marcha por la dignidad, en su reclamación de pan, trabajo y techo, que no es mucho pedir, puede atestiguarlo. Los pobres no tienen empleo y los trabajadores pobres tienen uno. Éste es el plan al que debemos adaptarnos. Cojan ustedes sitio y acomódense. Bendigamos las palabras del presidente del Banco Santander y rindamos culto a la evidente “recuperación de la economía”.

    Elogien, al igual que el famoso banquero, los frutos de las reformas del Ejecutivo. Los recortes y la decapitación de los derechos sociales y laborales. Lo que importa es poder contar con un sistema financiero más sólido y competitivo y que la evolución de la rentabilidad bancaria prospere con todas sus posibles oportunidades de negocio.

    Dadas las circunstancias de hoy, España es un socio europeo “leal, fiable y que cumple” con sus obligaciones. El cumplimiento del objetivo de déficit aporta un “clima de confianza” que permite afianzar el crecimiento económico, la creación de puestos de trabajo y la cronificación de la nueva pobreza. Lo dicho. Que no decaiga la ola y que siga así el “cambio de tendencia”.     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook