Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 06
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Palabras del obispo de Roma

    Jóvenes o mayores, no adoréis ídolos transitorios como el dinero, el éxito, el placer y el poder. Eso es pecado y patrimonio exclusivo de todos los que controlan la sociedad, el mundo y las finanzas. Dejadles que vivan en la gloria y que vayan después al infierno.

    Vosotros y vosotras no os condenéis. Sufrid las calderas ahora para alcanzar la dicha que os tiene reservada la Providencia. Sed artífices, no obstante, de un globo más justo, solidario y fraterno aunque no consigáis doblegar nunca al mal. Mantener la esperanza, vivir con alegría pese a las muchas dificultades y dejaos sorprender por el Señor.

    Dios aprieta pero no ahoga. El diablo existe e impone su ley. La del más fuerte. Y no. No es el más poderoso sin embargo. Sea como fuere, que vuestra sensación de soledad y vacío no os lleve a la búsqueda de compensaciones pasajeras.

    Yo, el obispo de Roma, hago un llamamiento inútil a quienes tienen más recursos y a los poderes públicos para que se comprometan con la justicia social y no excluyan a nadie. Ni a jóvenes, ni a ancianos… No podemos permanecer indiferentes ante las desigualdades.

    El egoísmo y la ambición de algunos rigen las normas de la realidad. Buscan su propio interés, no el bien común. Aun así, poned la otra mejilla si es necesario. Ponedla. Y que seáis felices, muy felices, comiendo pan y cebolla con un poco de suerte. Amén.          

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook