Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 14
    Junio
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Moción, chismes y despatarre

    Pablo e Irene llevaron a la moción toda su artillería pesada con datos reales en las manos, y los leones de las Cortes rugieron el “Sí se puede”. Sí se puede y se debe censurar lo que sea necesario. Y aquí sobran razones para disparar palabras contra la precariedad y la corrupción. O contra la corrupción y la precariedad, que viene a ser lo mismo. 

    Es verdad que el final del (des)encuentro se conocía de sobra. Pero esa moción de censura ha tenido un valiente y notable valor simbólico para poner las cosas en su sitio un poco más y mejor. Lo que no se puede es ver, oír y tragar. Por eso no viene mal cualquier tipo de debate donde cada uno ponga lo que tenga que poner en el hemiciclo.

    Nada nuevo bajo el sol, sí, aunque siempre surgen algunas novedades en estos casos. Unidos Podemos y el PSOE hacen las paces pese a ciertas puyas, e Iglesias hace la guerra con el padre superior de la Cámara, don Mariano, y él y Rivera (el bastón del Gobierno) se lanzan naranjas mutuamente.

    Moción, chismes y despatarre

    El portavoz popular, Hernando, practica su habitual “despatarre”, se encarga de inflar las marrulleras jugadas del equipo y se retrata solo con su cutre arsenal. Tardà aireó la bandera independentista, apoyándose en los estímulos que viene obteniendo de un investigado PP que defiende España haciendo todo lo posible para que se descosa, y casi besa en los labios a Pablo.  

    El saqueo de lo público, la forma de administrar las instituciones, la gestión de la crisis, la arrogancia y la impunidad, con la que muchos se han movido a sus anchas y quieren seguir moviéndose, merecen una moción de censura, dos... 

    Sacan pecho cuando tendrían que hundirlo. Reparten las sobras de los privilegiados con los que Rajoy y compañía se entienden muy bien en los negocios, y la población se indigna o se acomoda, depende, creyendo que vale más el cacahuete malo que otros menús por conocer.

    Moción, chismes y despatarre

    El clan tapa el lodo sistemático y destapa la versión made in Génova sobre lo formidable que van el país y las personas. Lanzan su barro al que osa ponerse enfrente y exhiben toda su prepotencia clasista. Miran al techo, se ríen de todos, sacan la lengua a la gente…

    Empleando el viejo recurso de huir hacia delante, acusan al vecino de esas cosas en las que ellos-as caen en sesión continua. Y creen ser los propietarios del país. Iglesias sirvió en bandeja medidas protectoras para una dañada democracia, esos “chismes”, entre otros, que tanto molestan a un presidente caduco, de espaldas al personal. Que no ha ganado la moción ni tiene un balón de oxígeno. Que mañana, sin ir más lejos, empezará a perderla.

    La desinfección sigue en marcha por mucho que se empeñen en ocultar el fango y las espinas. El “inconstitucional” Montoro y las élites aplauden al líder, y los jóvenes españoles despachan copas para ganarse el mendrugo.    

    Pinchen este enlace musical  https://youtu.be/L4_n7B5ahL8     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook