Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 20
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Más millonarios y más pobres

    Las diferencias sociales en el mundo galopan en el caballo de la creciente desigualdad. El número de millonarios y los pobres aumentan al mismo tiempo por la gracia de una salida de la crisis en función de los intereses más pudientes. La riqueza mundial se genera por parte de quienes se ponen cualquier mono de trabajo, Ahora bien, al gran banquete sólo asisten los que no se despeinan nunca.

    La recuperación económica es patrimonio de algunos. El resto no la huele o recibe una miga de la hogaza de pan que otros se meriendan. Y ello a cambio de no rechistar. La mejora en la Bolsa y en los mercados financieros beneficia sólo a los que intervienen en ese coto privado de caza. “¡Viva la crisis y la justa redistribución!”, gritan los cazadores de dinero con sus escopetas.

    Por eso el FMI recomienda a España seguir con esa moderación salarial que permite a la economía obtener competitividad. Se sabe que la reforma laboral y el saneamiento del sector bancario nos empuja a crecer. A nosotros no. Pero sí a los profesionales del abuso, a los golfos de guante blanco y a los jefes de nuestras vidas.

    Los doctores económicos del Fondo Monetario Internacional expenden de nuevo la receta de la austeridad para la clase trabajadora. Los demás pueden seguir celebrándolo. El uso de las tarjetas B ha sido “obsceno”, dicen todos. Como si nadie hubiera sabido con anterioridad los tejemanejes realizados en las trastiendas... El cinismo de la clase política, o de la casta si lo prefieren, y de algunas conciencias sindicales es mayúsculo.

    Cuando los pregoneros del FMI afirman que España necesita reformas para la mejora del entorno empresarial, no hablan de reformar a los empresarios, sino de seguir apretando las tuercas a los currantes. Por cierto, sube el déficit comercial. Las exportaciones, uno de nuestros escasos motores económicos, descienden por la desaceleración de la zona euro y del crecimiento mundial…

    Las aguas turbulentas de la economía alemana, no obstante, sostienen la fortaleza del mercado interno y, por consiguiente, del gasto de los hogares. Igual que en nuestro país. En Alemania se trabajan menos horas y en mejores condiciones. Aquí ya ven. O desempleados sin horizontes.

    De todas formas, España obtiene una silla en el Consejo de Seguridad de la ONU para el periodo 2015-2016. Una “excelente noticia”, afirma un orgulloso Rajoy, porque revela “la confianza que la comunidad internacional tiene en nuestro país”. La paz y la seguridad mundial celebran el éxito de la incompetente y oscura tropa de Mariano, y la población española brinda con gaseosa sin burbujas.

    En fin. Más millonarios y más pobres. Pero da gusto ver la pulcra actitud de sujetos como Arturo Fernández, uno de esos galanes de la escena empresarial, quien dimite de su cargo en la CEOE y ya no es vicepresidente tras el escándalo de las tarjetas de crédito de Caja Madrid. Este muchacho no ha cometido irregularidades, lo cual puede representar un auténtico atraco legalizado como tantos otros. No quiere perjudicar la imagen de tan venerable institución.

    No debería haberse molestado, oiga. Está lo suficientemente deteriorada. No se queda atrás la gran mayoría de la junta directiva de los empresarios madrileños al ofrecer su respaldo a Fernández para que continúe al frente de esta cúpula de la patronal. El código ético de estos personajes y de los de su especie funciona así. El que también entiende un rato de estas historias es don Rodrigo, uno de los exreyes godos de la cosa bancaria con licencia para birlar.

    Pinchen este enlace de cine  http://youtu.be/13MvPOtNUyE

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook