Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 11
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Maravillosa noticia

    El suceso me provoca una enorme satisfacción. Uno está feliz de arriba abajo y de abajo arriba, que viene a ser lo mismo. No es para menos. Brinden conmigo, por favor, y disfruten como yo disfruto. Dejen las penas a un lado. O los penes que están hechos una pena. No es momento de preocupaciones, sino de saltar de alegría.

    Canten, bailen, bésense en los morros, retocen por el suelo... Pongan la música a todo volumen. Vayan por la calle y abracen al primero, al segundo o al tercero que pillen. A todos y todas. Griten a los cuatro vientos y que suenen bombos, platillos y castañuelas. Que no pare el festejo y viertan lágrimas de emoción.

    Saluden a ese vecino antipático que tienen en la escalera de vecinos e invítenlo a merendar café con leche. Incluso leche con café. Y celebren esa feliz noticia que nos colma de regocijo. Déjense arrastrar por el encanto de tan sabroso acontecimiento y gocen hasta que caigan extenuados en la cama, en el felpudo o encima de una mesa.

    Tiren la mesa por la ventana, sin ánimo de agredir a nadie, ni siquiera a nuestros peores enemigos, y alcen la voz ayudándose con un megáfono. Pregonen la buena nueva y que llegue la dicha al último rincón de la ciudad. Del país, del mundo... Noticia tan extraordinaria no se puede dejar de conocer. Sería un delito imperdonable.

    Algo bueno y hermoso por fin. Lo estábamos esperando ansiosamente. Comiéndonos las uñas, los dedos, el sombrero... Un redoble de tambor y he ahí la maravillosa primicia. La novedad, la sensacional revelación. Sí, señoras y señores, distinguido público. Niños, niñas, mayores y gente de cualquier índole...

    El muchacho, de profesión, hijo de una famosa tonadillera, vuelve con el amor de su vida. La ruptura se ha convertido en reconciliación y continúa un romance que tendrá nuevos episodios. La cuestión es ilusionar, inventar, vender, comprar, negociar y dulcificar los amargos terrones de azúcar que guardamos en el azucarero de nuestra afligida despensa. El nene de su madre y la modelo están juntos otra vez. Gracias de verdad. Un fuerte aplauso.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook