Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 10
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La vida es fútbol

    Suena el pito y comienza la función. Los listos, con los poderes en la mano, imponen su juego como mandan las buenas costumbres. Lo manejan todo y regatean. Avanzan por el terreno, toman posiciones y nos dominan. Sigue el ataque contra el equipo de los débiles…

    Pita el guardia una falta que no ha sido. Uno de los fuertes acierta y nos atiza una bofetada. El marcador les resulta favorable. Normal. Nos movemos por el centro del campo y nos dan puntapiés en las pantorrillas. El guardia mira al tendido y no pita la correspondiente infracción. 

    Continúa el juego de cada día. Los fuertes imponen su ley e intentamos defendernos a la desesperada. Inútilmente. El guardia está comprado y ellos se aprovechan de la situación. Tienen el control del mando. Nosotros hacemos lo que se puede y nos sacuden un directo al mentón. Lo celebran. El jefe del clan, un hombre de negro y con un maletín lleno de pasta, enciende un puro en el banquillo.

    La elitista afición les aplaude fervorosamente. A continuación pretendemos llevar la iniciativa para defendernos, dentro de lo que cabe, y contrarrestar los golpes. El guardia saca la tarjeta roja y despide a un compañero. Le pone en la calle. Uno de los nuestros protesta y el guardia le amenaza con la tarjeta amarilla y una cachiporra de guiñol.

    La juerga sigue su curso. Me pitan fuera de juego por no tragar fácilmente… Y suena el final del encuentro. Mañana volveremos a jugar. Volverán a darnos bofetadas, puntapiés, golpes… Pero no importa. El fútbol es muy emocionante y vamos a tenerlo en amplia dosis. Como siempre. O más. Para ahogar nuestras penas en el alcohol de una pelota multimillonaria, con prima,y evadirnos un rato.

    Suena el pito y comienza la función nuestra de cada día. Los listos, con los poderes en la mano, imponen su juego como mandan las buenas costumbres.       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook