Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 19
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La calle y la tribu son mías

    Ya soy jefe del Gobierno. He sido investido y me he vestido con los ropajes de presidente. No quiero palacios. Vivo en una caseta con un felpudo para no manchar el suelo con barro. El perro me sirve la sopa y el mayordomo ladra cuando los desconocidos y el cartero siempre llaman dos veces al timbre.

    Como ahora late el invento de la crisis, hay que tener austeridad, hacer reformas y ajustes. O sea, apretar las clavijas y el cinturón a los peces gordos y a los banqueros aunque usen tirantes. Apretaremos las tuercas a los ricos. Y si no tienen, ya las pueden ir adquiriendo en la ferretería. No, no debemos dejarles tranquilos para que hagan de su capa un sayo tan ricamente.

    La agricultura, la pesca y la alimentación serán atendidas muy bien. Cada individuo podrá plantar lechugas en el balcón o pescar con una caña en un charco cuando llueva. El empleo es mi prioridad. Todos y todas tendrán un trabajo digno, aunque no se cobre un solo céntimo, y el desempleo desaparecerá en tres o cuatro días aproximadamente. 

    Vamos a perseguir con un lazo a los defraudadores de diversa índole e irán al talego, donde deberán pagar religiosamente la pensión completa por falta de pasta en el Departamento de Prisiones. Desaparecerán las listas de espera en la sanidad, pública por supuesto, y no hará falta ponerse a la cola ni morirse esperando. Los doctores tendrán que extender recetas culinarias saludables en vez de genéricos de colorines. 

    La telebasura se irá al contenedor y la cultura será inyectada por vía intravenosa en pro del interés general. El que no camine media hora cada día por lo menos será multado por los vigilantes del deporte, pertenecientes a la patrulla municipal CC (Contamos Contigo).

    Los coches usarán pilas recargables, no ensuciarán nada y se impondrán las bicicletas en verano y en invierno. O el uso del caballo. Los móviles quedarán restringidos con el fin de que la clientela se desintoxique de las ondas electromagnéticas y de que no molesten en los teatros... La Justicia será justa, rápida, eficaz y usará menos papeles para el ahorro económico y ecuménico. 

    En cuanto a las relaciones exteriores, cantaremos el Himno a la alegría todas las semanas en Bruselas, bajo la dirección orquestal de la maestra Merkel, y en el gran coro mundial de la ONU. En defensa de la fraternidad, la solidaridad, la frivolidad y la buena educación.

    Las administraciones públicas están demasiado gruesas. Llevarán la dieta depurativa de la alcachofa, sobre todo en lo relativo a los altos cargos. Asesores inútiles, especies similares de nuestra fauna ibérica... Ya lo ven. Soy el gran jefe apache del Gobierno. La calle y la tribu ahora son mías. Y no pienso hacer el indio. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook