Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 15
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Inconfundible marca

    Incluso grandes empresarios han suspendido la situación política y económica de nuestro país. España ocupa el penúltimo lugar del ranking, sólo por delante de Grecia a día de hoy. Éstos son los resultados reales con las reformas, los ajustes y los recortes del Gobierno. Por si fueran escasos los sacrificios de la población exclusivamente, el deterioro de las inversiones en educación, investigación y desarrollo nos deja más enclenques aún.

    No es que pese a las reformas haya prosperado un aumento muy significativo de la desigualdad y del paro juvenil, sino que la situación actual es fruto de eso. He ahí la llamada “generación perdida”. Y sin innovación y sin mejoras en la formación, el barco naufraga. La reducción de los salarios y los recortes sociales, pensando en un aumento de la competitividad, sólo conducen a la precariedad económica y a la quiebra ciudadana.  

    La movilización ante las próximas elecciones europeas puede ser un primer paso para modificar estas coordenadas políticas, en la UE y aquí, con objeto de que la clase trabajadora tenga otro presente y otras expectativas de futuro. Es preciso recuperar la dignidad, teniendo en cuenta, eso sí, que navegamos en las afiladas aguas de un sistema depredador y que perdemos por goleada ahora mismo.

    “El mundo confía en España”, según el titular de Economía. El mundo financiero sobre todo. Porque la gente no tiene razones para confiar. Al contrario. “Hemos modificado el rumbo y ahora se trata de mantenerlo”, afirma. Lleva razón. La línea de las políticas de reducción del déficit y de todo lo demás está ahí con el objetivo de tener atado y bien atado al personal. Pero no es menos cierto que, al igual que este menú se ha cocinado en el fogón de Bruselas y en el de los populares, se pueden cocinar otros platos, ya que es la única forma de que el panorama cambie en mayor o menor medida.

    Por supuesto, la marca PP genera “tranquilidad e ilusión”. No será al ciudadano que recibe las bofetadas… No. No tienen ningún antídoto contra la crisis social. El obvio que se potencia y se vuelve más sólida. Y la confianza perdida no se recupera. Fluyen los aromas de la corrupción y de la “caja B”, y los derechos más elementales se difuminan.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook