Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 01
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Familia irreal

    La familia irreal vive en una antigua mansión. Un palacete con estanque lleno de agua para practicar la vela cuando se va la luz, un circuito para ir en motocarro y una alfombra de nieve artificial para romperse el peroné con los esquíes. Las mascotas de esta familia son un par de leones amaestrados de marmol que vigilan el recinto con sus pelambreras. El padre es abuelo. Lleva encima la corona de un roscón de reyes por razones de austeridad, contrajo nupcias sin estar totalmente enamorado, según fuentes generalmente bien informadas, y suele resbalarse con alguna frecuencia haciéndose daño en el talón de Aquiles o en un ojo. 

    Tiene un despacho en el que despacha con chándal y gafas de sol. Y recibe visitas inútiles en el salón de recibir visitas. Ahí se besan, se abrazan, estrechan las manos y toman el té con pastas de las cinco suponiendo que sean las cinco de la tarde. Si se aburre se pone el traje de soldado para jugar con soldaditos de plomo y un tirachinas. La mujer riega las flores y echa albondigas a una planta carnívora que también se merienda a las visitas pesadas. En verano come moscas. Ella no. La planta. Asiste a conciertos de gaitas para pasarlo mejor y a actos benéficos para lanzar cacahuetes a los pobres. 

    El estirado mayordomo de la familia irreal toca con el órgano célebres temas zarzueleros de La corte del faraón, La Dolorosa, Luces y sombras, La revoltosa y el yerno revoltoso La tempestad. Disfrutan de unas veladas magníficas junto a la chimenea en invierno. En verano no. En verano pasan las vacaciones en el mar, dan paseos en patera con camarotes y pescan sardinas y neumáticos. 

    El hijo está casado con una divorciada que colgó las botas de periodista, en busca de un príncipe azul, y se puso los zapatos de cristal de una princesa Disney. Viven en una chabola de cinco estrellas y media, entregan trofeos y laureles... Hay rumores de crisis de pareja y de que ella, algo desinflada últimamente, no se lleva bien con las hermanas de su marido. Éstas obtienen unos beneficios de 200.000 euros anuales cada una, módico importe a la altura del salario medio, 20.852 euros al año, de un ciudadano corriente, si es que no forma parte de la lista del desempleo. 

    Una se casó con un hombre aristocrático, consumidor ocasional de cocaína, por lo visto, y del que se divorció, y dio a luz dos caballos de pura cepa. La otra puso los pies en el altar con un lanzador de pelotas. Luego, ya siendo duque y excelentísimo señor tras obtener los honores en un cursillo de formación a distancia, empezó a dedicarse, presuntamente, a los pelotazos multimillonarios y a malversar fondos públicos y vellos púbicos por la gracia del cielo. Le gusta el ajedrez, comer torres y realizar jaque al rey. En fin. Ésta es la irreal familia.      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook