Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 29
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Estado de las bienaventuranzas

    Desde esta tribuna de oradores, vuestros queridos mandamases os dicen que la felicidad no reside en tener mucho, en dominar los unos a los otros, en el disfrute o en la comodidad. Quiero decir que las elites económicas y los gobernantes más oscuros son desafortunados e infelices por no seguir el camino idóneo. Ahora permitidme que os diga varias cosas, insignificantes siervos... 

       1. Bienaventurados seáis por padecer las consecuencvias de la recesión. Más aún los que lo pierden todo y caen en la pobreza. No caigáis en las ambiciones o en la envidia ¡Sed libres y felices! No como nosotros. Unos míseros.

       2. Bienaventurados los que no protestan y obedecen con resignación. No ganaréis nada, pero lograréis el cielo con vuestra humildad. 

       3. Bienaventurados los que lloran y sufren, pues el dolor, incluso con gusto, os hará dichosos y conseguiréis más fácilmente la gloria y la salvación.

       4. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados sin probar tajada. Acoged amorosamente nuestras injusticias para que la Providencia os premie en las alturas. 

       5. Bienaventurados los misericordiosos, porque alcanzarán misericordia perdonando nuestros pecados. Agachad la cabeza aunque os ofendan nuestras medidas.

       6. Bienaventurados los limpios de corazón. No como nosotros que no cuidamos el aseo de nuestros corazones. Arrodillaos y no nos odiéis para que no se os ensucien jamás. 

       7. Bienaventurados los pacíficos... Quienes no buscan pelea y nos lanzan besos a pesar de nuestras perrerías.

       8. Bienaventurados los que reciben golpes de la fuerza pública. Arrepentíos y rezad para coger el ascensor del reino de los cielos.

       9. Bienaventurados seremos los poderosos más tétricos cuando los "golpistas" nos echen toda clase de calumnias. Regocijémonos los señores y las señoras importantes, ya que los insumisos de hoy se postrarán mañana ante nosotros, nos pedirán disculpas y celebrarán que les hayamos sacado de la crisis sin que salgan de ella.

    Por todo lo dicho, insignificantes siervos, buscad la satisfacción en el sacrificio y en la precariedad. No en un decente salario, en la dignidad, en la protesta o en alguna forma de poder. No olvidéis la recompensa que os aguarda en la corte celestial. No. No nos deis las gracias. Es un placer de las desafortunadas elites económicas y de los infelices gobernantes más oscuros.

    El Estado del bienestar ya es historia. ¡Arriba el Estado de las bienaventuranzas!... Vivan el solomillo, el jamón más caro, el vino y el whisky en nuestros viajes por las nubes. ¡Ah! Celebrémoslo fumando puros en la Sexta Avenida y condecoremos a la Virgen con el tricornio del mérito civil por ser nuestra patrona. ¡Bendícenos! Y bendice a la Alianza de Civilizaciones a la que tanto agraviamos ayer... Así sea.     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook