Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 25
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cojo la mochila y corro

    Pensaba irme de vacaciones al desierto, junto a un oasis para huir del ruido y de todo lo demás. Pero me he enterado de que han hecho muchas casas, calles, tiendas y carreteras y ya no es el desierto de antes. Una pesadilla.

    O sea, que puedo irme a la selva. Seguirá siendo virgen, me parece, y no tendrá todas esas tonterías que tienen las ciudades y el desierto. Dicho sea de paso, la selva la inventó un señor que era negro. Cogió unos árboles y los plantó donde no había nada.

    Cojo la mochila y corro

    “Aquí hacen falta animales”, dijo. Compró un cocodrilo y lo puso en la selva que acababa de inventar. El cocodrilo pidió el libro de reclamaciones porque no había agua, y el señor negro le regaló un charco. Después tuvo que poner otro, ya que un solo charco no era suficiente.

    Cuando los cocodrilos se enteraron de que había selva acudieron muchos. El inventor quiso poner un hipopótamo, pero todavía no estaban inventados. De momento puso a un hombre grueso hasta que alguien inventara el hipopótamo, que era una cosa, por lo visto, muy difícil de inventar.

    Cojo la mochila y corro

    Y no digamos un elefante…  Eso sí, hay un último modelo de elefante sin trompa. La trompa la coge los fines de semana… A la selva llegaron leones sin hogar, dulce hogar, o tigres con trajes de rayas y sin rayas. Y monos. Hubo que inventar cacahuetes para que comieran algo.

    En fin. Cojo la mochila y corro. Me voy a la selva de vacaciones. Lo que no se es dónde está. No importa. Camino y cuando vea el cartel de “Selva” toco el timbre y será ahí.

    Cojo la mochila y corro

    O me marcho al fondo del mar. Me pongo una pecera encima y cojo una botella de oxigeno. Mejor de cerveza. Alquilo una habitación en algún barco hundido, con vistas al mar, y me largo.

    Pillo una merluza para ahogar las penas, y si tropiezo con una sirena me la llevo a casa. Podríamos casarnos y tener un besugo. O dos. Claro, que un vecino mío tiene un besugo que no estudia nada y no se casó con una sirena...

    Pinchen estos enlaces de cine o tele 

    https://youtu.be/FQde2aQ2MNQ

    https://youtu.be/WdhBRRkNvts

    https://youtu.be/FmGXpNE-LG8  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook