Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 20
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Antagónicos

    Presumió de destapar la trama Gürtel por presuntas corrupciones y financiación irrregular de su partido. No, no. Lo ocultaron desde el comienzo y echaron la culpa a los polis, a los jueces, al vecino, a medios de comunicación no afines... Expuso sin despeinarse que "cuando el PSOE entra por la puerta, el empleo sale por la ventana". Por eso no marca hoy el paro un recórd histórico. Según la también condesa consorte de Murillo y grande de España y ¡olé!, "los poderes públicos tienen la obligación de impulsar la práctica del golf". Claro. Los señoritos lo merecen todo.

    Nunca habla cuando lleva zapatos planos... Se quejó de su sueldo y de que a veces no llega a fin de mes. A la clase trabajadora, sin embargo, le sobra el dinero y hasta los parados tienen yate. Los periodistas de Telemadrid acudieron a la zona afectada por un incendio. La "jefa" del canal autonómico les pregunta: "¿Quién les ha dicho a ustedes que vengan?"... La subida del IVA le parece ahora una bendición de todos los santos y de la UE.

    "Cuando los gobiernos son austeros, las sociedades son prósperas", afirmó la que fue presidenta de Madrid, una de las comunidades más endeudadas junto a la de Cataluña y la de sus colegas valencianos. Cree que sobran subsidios, subvenciones y mamandurrias. Las de ustedes y las de sus enchufados amigos especialmente. Desprecia a los "camorristas" y "pendencieros" del 15-M. A los sindicatos... Normal. La lógica del espíritu caciquil. Pues nada. Salud, señora Aguirre.

    Por otra parte, Carrillo se acaba de marchar sin la peluca, que le hizo famoso al regresar clandestinamente a España en febrero de 1976, y con un cigarro en la boca, el secreto de su casi eterna juventud. "El capitalismo puede llegar a destruir a la especie humana", aseguró. Basta con echar un vistazo y darse cuenta. Y no es que uno ovacione otros desmanes, vengan de donde fuere.

    Pensó que a pesar de las vanas teorías neocapitalistas, el Estado es cada vez menos el de todos y cada vez más el de unos pocos. Ya lo ven. No obstante, con todos sus errores, reconoció que la historia ha progresado gracias a los avances de las revoluciones. Desgraciadamente, don Santiago, usted ha visto el progresivo retroceso que nos inunda.  

    Censuró la intransigencia, la intolerancia y la cerrazón mental... Era partidario de transformar el Estado por las vías democráticas. En estos momentos de demolición habría que poner un freno, marcha adelante, volver a construirlo todo y mejorarlo. Pero los poderes dominantes continúan poniendo la soga a la ciudadanía mientras se sueltan el cinturón.

    Esperanza Aguirre dimite. Carrillo se nos va. Dos personajes antagónicos. El segundo contribuyó decisivamente a la reconciliación y al restablecimiento de la democracia. Su talla humana y política es palpable. Las razones de peso frente a la mezquindad, la charlatanería de unos y otros y la revolución conservadora.

    Santiago Carrillo pensaba que la crispación debe mucho a tener una Iglesia muy de derechas. Muy distinta a la de otros países. "La contradicción entre el mundo rico y el mundo pobre marcará la política del siglo XXI y puede engendrar una III Guerra Mundial", dijo. "Si dentro de 30 años no tenemos dos jóvenes trabajando para mantener a un jubilado, habrá ocurrido una catástrofe o habrá robots que lo hagan", manifestó en marzo de 1994. No sabemos si habrá. Sí resulta más obvio que la juventud no tiene, a día de hoy, ni presente ni futuro.           

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook