Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 25
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Adiós, verano, adiós

    El verano coge las maletas y se larga con su calurosa sinfonía hasta el año que viene. Volverá con su danza del fuego, y los turistas volverán a bailar el vals de la olas y a enseñar las piernas. Llega el otoño lanzando hojas, proclamando su entrada a los cuatro vientos. Salen las nubes grises de su guarida con ganas de ritmo, dispuestas a osucrecer el sol y a echar las persianas. ¿Se prevé un nuevo ciclo de sequía? ¿Cántaros llenos de líquido apuntan hacia nosotros con la húmeda intención de empapar nuestras crestas? Si llueve agua habrá ranas e incluso hombres ranas en los charcos. Si llueve café sacaremos leche semidesnatada y mojaremos bizcochos. Los ventiladores provocarán grandes ráfagas de aire y los gorros saldrán volando como vuelan el tiempo y el dinero.

    Llamará el invierno a la puerta dos veces. Los termómetros se pondrán las bufandas pero agarrarán resfriados por el frío y nos contagiarán la tos. Los angelitos lanzarán algodones congelados. En el suelo se instalará una gran alfombra blanca y desempolvaremos los gabanes. En principio, luce una tenue bombilla. No parece que el verano se haya ido del todo con su sinfonía a otra parte. En cualquier caso, llega el otoño a la estación con su equipaje otoñal, lanzando hojas para festejar su entrada. Acaba de salir del tren y toca una de Las cuatro estaciones, de Vivaldi, con las melancólicas cuerdas de un violín desafinado.      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook