Blog 
Massive Technology
RSS - Blog de Cassandra Bohatí

El autor

Blog Massive Technology - Cassandra Bohatí

Cassandra Bohatí

Originaria de Senegal, me mudé a Hawai siendo una niña. Desde entonces he ido recorriendo el mundo adquiriendo gran experiencia en dispositivos tecnológicos.

Sobre este blog de

¿Qué no podemos hacer?


Archivo

  • 30
    Septiembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    tecnología smartphones drones

    ¿Sigue importando el tamaño en la tecnología?

    ¿Sigue importando el tamaño en la tecnología?

    El tamaño estándar de un teléfono móvil es de 5,5 pulgadas. Sin embargo el iPhone Plus o el Samsung Note 7 con un tamaño superior es deseado por una gran mayoría de usuarios. Los drones llegan a medir tanto que son difíciles de transportar, DJI saca un dron portátil estos días y no supera la palma de una mano, lo que hace que todos los geeks quieran una de inmediato.

    Esto me hace plantearme qué está pasando con el tamaño de los dispositivos en tecnología. Para responderme a mí misma debo remontarme hasta los años 90. Con el boom de los teléfonos móviles iniciales siguió la miniaturización paulatina en todas las marcas.

    Se llegó a un extremo casi ridículo. Llegue a ver un móvil que medía menos de la mitad de un dedo y una pantalla de apenas 3 milímetros mostraba los mensajes y la información recibida. Tan poco práctico como llamativo.

    También vi como imagino que todos los lectores el boom de las phablets. También se nos fue de las manos el desarrollo de pantallas móviles gigantes, que en muchas ocasiones se ha llegado a parodiar pensando que en 2020 los dispositivos serían más grandes que nuestras cabezas. Y poco ha faltado para que lleguemos a eso.

    Las dos tendencias se han extremado al máximo. Sin embargo cada una tuvo su propia época, por lo que ahora sorprende muchísimo que ambas coexistan. He pensado mucho en ello y tengo una conclusión. Creo que estamos en el mejor momento posible en el sector tecnológico.

    Tenemos dispositivos pequeños, normales, grandes y hasta enormes. Todos ellos conviven en un ecosistema digital en el que los usuarios no sólo podemos elegir los que queramos, sino que además combinamos distintos estilos.

    El mercado demuestra que el interés por el Note 7, por ejemplo, se ha disparado muy por encima del nicho existente del público objetivo original. Del mismo modo, los drones no varían por su tamaño en cuanto a oferta, sino por sus prestaciones y, por descontado, el precio. Pero cualquiera de ellos es atractivo.

    Pero si la coexistencia es pacífica se debe a que existe cierto equilibrio. Sin embargo, la moda no es lineal y se mueve en ciclos. Por tanto, ¿qué pasará si se produce alguna distancia? ¿Y si el gigantismo se impone o quizás la miniaturización, aunque sea en diferentes sectores tecnológicos? Podríamos volver a las tendencias extremistas del siglo pasado. Y los extremos nunca son buenos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook