Blog 
Loveando
RSS - Blog de Ana  Sharife

El autor

Blog Loveando - Ana  Sharife

Ana Sharife

Periodista especializada en Cultura, escribe para Prensa Ibérica y conduce un programa sobre sentimientos en Radio Marca. ...

Sobre este blog de Sociedad

El universo sentimental


Archivo

  • 07
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El humor como arma de seducción

    Las mujeres sabemos leer en los hombres. Lo llevamos en los genes. Y el sentido del humor es uno de los rasgos de la personalidad que nos revela la carga genética del individuo que tenemos enfrente, por lo que se convierte en una importante variable a la hora de elegir pareja.

    La capacidad para el humor es un factor claramente atractivo para nosotras. Las mujeres sabemos instintivamente que un hombre con humor tendrá una mejor actitud frente a la vida; en consecuencia, será mejor padre y –pensamiento estrella-, ¡nos hará feliz! “La inteligencia tiene distintas maneras de disfrutar del mundo, y el humor es una de ellas”, dice Javier del Rey. Si lo pensamos, cuando reímos nunca somos infelices aunque tengamos la vida llena de problemas. Hacer reír es, pues, una forma de distribuir felicidad. Y, ¿qué busca la mujer en un hombre, sino la felicidad?.

    Según una encuentra realizada por un importante grupo editorial “un 56% de los españoles recurre a la estrategia del humor para seducir a la mujer”. El resto se va de putas (esto último lo digo yo; no el grupo editorial). El sexólogo Jordi Gascón Ferret lo explica bien: “Al recurrir a la prostitución pierdes la oportunidad de mejorar tus herramientas de comunicación. Si no has ligado, si no tienes pareja o parejas, si no tienes amigas con derecho a roce, quizá tengas un problema con tu capacidad de seducir. Recurrir a la prostitución es el recurso fácil. En realidad es una institución diseñada para que no reflexiones sobre tu forma de relacionarte con las mujeres”.

    Sigamos.  El ser humano se siente irremediablemente atraído por todo lo que es gracioso. Sin embargo ya no se cuentan chistes racistas, homófobos o sobre discapacitados. Los mecanismos del humor han evolucionado conforme ha evolucionado el respeto hacia las minorías en nuestro país. Hasta hace bien poco, el chiste fácil aludiendo a estos colectivos presidía las reuniones entre amigos (dime qué chistes cuentas y te diré quién eres –pensaba entonces-). El humor de hoy es elegante, disfrutamos del sarcasmo, la sátira y la ironía. Véase de ejemplo la producción creativa que como un río recorrió las redes sociales, derivada del anuncio de La Lotería de Navidad, el relaxing cup, o más recientemente, el barco cargador que parecía transportar un avión en aguas canarias. Freud aquí nos viene al pelo: “El humor es el mayor mecanismo de defensa del ser humano, un instrumento que permite equilibrar las emociones y elaborar las frustraciones”.

    El sentido del humor es uno de los ingredientes más importantes no sólo en el éxito con las mujeres, sino también en la vida en general. No es por casualidad que en francés la palabra esprit (espíritu) se utiliza para expresar a la vez inteligencia y sentido del humor, y los españoles disponemos, indudablemente, de una increíble capacidad para ver los contrastes, los sinsentidos y convertirlos en humor. Evidentemente existen diferentes tipos de humor adaptados a diferentes sensibilidades y grupos humanos, pero siempre fue un arte y una de las formas más altas de inteligencia humana, o como explica el psicólogo Luis Miñiz “el humor se caracteriza por su trasgresión, nos obliga a crear una interpretación distinta de las cosas”. Por eso la religión y la política tienden a excluir el humor. Por eso también cuanto más dogmática es una sociedad, menos sentido del humor hay en ella: porque el humor permite romper las reglas, escaparse por un instante del orden establecido. Como dice Martín Varsavsky “nos protege de todo lo que nos deshumaniza o nos niega la alegría de vivir”.


    Si quieres saber más de mi, entra en www.anasharife.com

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook