Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Cultura

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 09
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nace Daniela

    Nace Daniela bajo el signo de su tiempo de agoreros, mercachifles, avaros y descreídos.  

    Ajena al tráfago de la rutina del discurso político caduco, de la tristura de esta época nefanda para las ideologías, de los futuros reyes destronados, de los mensajes navideños torticeros, de los recortes en el estado del bienestar, de la merma en la fragua de la solidaridad ajena, del juego de títeres y marionetas a los que la codicia de un puñado de irresponsables ha abocado al mundo.

    Ajena a los procesos judiciales de los elegidos en las urnas que equivocaron democracia con cortijo, sufragio universal con poder omnímodo, a las estructuras de poder que aúnan política, negocio y medios de comunicación bajo un mismo paraguas, a las colas del INEM forjadas a base de cinco millones de historias personales, a la política de los cobardes.

    Ajena al mundo de podredumbres que se macera bajo los pies de una sociedad rota por la crisis, vapuleada por la macroeconomía, castigada en la microeconomía de sus hogares, de su cotidianidad, mancillada en su orgullo individual y colectivo.

    Pero nace Daniela con el nombre de sus abuelos, con su sueño peleado en las trincheras de lo social y de lo político en tiempos más difíciles aún que estos. Y así, su nieta Daniela nace, gracias a su lucha y a su conquista social, al albur de una sanidad pública y universal y gratuita que la trata con nombre y apellidos, que no la cosifica, que la pone rostro y cara aún antes de haber nacido, que mima de su madre parturienta con cariño íntimo y familiar, que todo le ofrece sin haberse emancipado aún del útero materno. Sanidad pública que el mundo al que ha nacido cuestiona, pone en duda, recorta, mutila, siega.

    Pero nace Daniela con el nombre de sus abuelos, alzada sobre su conquista de años, sobre su logro, sobre su herencia social. Y si el estado del bienestar muestra algo cada día es que merece la pena luchar por él.


    Nota: Desde aquí, el más caluroso de los abrazos al personal de Partos del Hospital Comarcal Costa del Sol de Marbella por su cariño y atención. En especial a Olga Romero Corpas y Natalia Marfil Contreras. Y a José Antonio Sau por predecir tan delicioso futuro en el artículo: La esperanza se llama Daniela.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook