Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Cultura

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 10
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mercancía idiotizada

    Mientras las trompetas del averno resuenan tras el cara a cara del lunes y no dejan de tronar tras el debate a cinco de ayer, ciertas dosis de humor y despropósito salen al paso de la campaña electoral para demostrar que el voto se digiere (o se consigue o se atraganta) mejor con un tiento de distensión (mejor o peor entendida).

    La campaña electoral se americaniza, vampirizada por la delgadez del mensaje y la voracidad del espectáculo, olvidando en ocasiones que lo que se juega con cada voto es el futuro político y legislativo de los próximos cuatro años. Se permite (o se busca) que una niebla invisible de desinformación transformada en humorismo incluya mensajes más o menos ocultos.

    De este modo, y cada vez más, somos capaces de ver a los excelsos elegibles locuaces y pizpiretos en ocasiones, socarrones e incluso divertidos en momentos y rayando el ridículo, afortunadamente las menos de las veces.

    Así, en estos últimos días, hemos podido observar los mejores despropósitos y las jugadas de la peor baja estofa. 

    Algún candidato emulando tocar la batería (Durán i Lleida en un acto con jóvenes independentistas); a un ministro (Caamaño) haciendo que cuenta un chiste: “Se abre el telón, sale Esperanza Aguirre. Se privatiza el telón”;  a un viejo rockero (Guerra) fabulando  en el mitin de Dos Hermanas:  “Los ratones no saben que van a votar al gato”; a un expresidente oraculizado (Aznar) asegurando que “En las elecciones van a ganar los buenos, es decir, los míos”; a las redes sociales que no paran de vomitar eslóganes (probablemente pergeñados fuera de las propias redes sociales), uno de los últimos: “Rajoy, responde, Alfredo no se esconde”;   la foto de una ministra trucada enseñando un pecho (Chacón) mientras la autora del trucaje y ya dimitida Francisca Pol añadía en su perfil de Facebook y bajo la foto: “Lo que tiene que hacer una ministra del PSOE para ganar votos”;  el guiño al voto gay de IU con su eslogan “Que no recorten tu pluma”; o la salida de pata de banco de otro expresidente (González) hablando del fin de ETA y sobre el PP: “Ay, si hubieran podido retrasar el anuncio un poquito”.

    Y esto es solo un trazo.

    ¿Tenemos la ciudadanía la campaña que nos merecemos? ¿Son estas solo anécdotas o el mainstream general de los mensajes? ¿Todo vale en 15 días para buscar un voto? ¿Los políticos nos tratan a los ciudadanos como mercancía idiotizada? ¿Está la campaña a la altura de la temible situación actual? ¿La bipolarización entre averno y humorismo es buscada, espontánea  o solo rentable?

    Dudas y preguntas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook